Abogamos por desconcentrar la Noche Blanca en cuatro noches temáticas en torno a la música, la escena, literatura y museos

La candidatura ciudadana se abstuvo en la aprobación de esta actividad aunque reconoce que se van dando “pequeños pasos” para incluir a artistas locales y valorar su trabajo.

La actual organización de la Noche Blanca podría mejorarse de ser aceptada la propuesta de Imagina Burgos, realizada en su día por el ahora ex concejal Javier Gil, cuando le comentó al vicepresidente del Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMCT), José Antonio Antón, la idea de “desgajar” la Noche Blanca en “cuatro jornadas temáticas” diferentes, repartidas entre mayo y junio. Con esta propuesta se pretende “no concentrar” en una sola tarde-noche las actividades y que el público pueda disfrutar de diferentes actividades.

Así, podría dividirse en una jornada de los museos, otra sobre música, la de las artes escénicas y arte urbana y otra dedicada a los libros, la lengua y las letras. Con esta disposición, muchos más ciudadanos “podrían disfrutar” de actividades, se evitarían  “grandes concentraciones” en determinados espacios y se daría la posibilidad de interactuar entre la gente y los artistas de las diferentes disciplinas.

La idea de Imagina es “más barata” y propicia una “mayor participación” de la ciudadanía en las jornadas temáticas. También se facilitaría que cualquier persona “no tenga que renunciar” a contemplar espectáculos que se “solaparían unos con otros”.

Saturación de actos

La idea de agrupar en unas horas tantas actividades “genera confusión” entre la gente y “saturación” de actos culturales. Con ello se “despersonaliza” la actividad y evita una participación más directa del público.

Aún así, y de ahí la abstención, la concejala Blanca Guinea entiende que “se van dando pequeños pasos” hacia una Noche Blanca, un poco “más amable” con el tejido social y cultural de la ciudad.

De los 88.000 euros del presupuesto, 55.000 van dirigidos a colectivos burgaleses que realizan su trabajo con mucha dedicación y con la misma o más calidad que los que vienen desde otros lugares. De hecho, se abrió un proceso participativo para presentación de propuestas.

Aún así, queda “mucho por hacer”, porque hay meses del año que la programación cultural de la ciudad “es muy pobre”. Y como muestra, “en una noche la ciudad se gasta cuatro veces más que en la programación del último trimestre”, ha subrayado Guinea.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *