Aspiramos a un nuevo reglamento que permita una participación real de la ciudadanía con propuestas transversales.

La propuesta de la candidatura ciudadana incluye, entre otras, la creación del Defensor del Ciudadano; una comisión permanente en el Consejo Social y su ampliación con sectoriales y distritos; la Audiencia Pública de Niños y Niñas y un presupuesto participativo.

Imagina Burgos aspira a que el nuevo Reglamento de Participación Ciudadana aborde el protagonismo de la ciudadanía “en toda su extensión”. Por esta razón ha propuesto esta mañana en la Comisión de Participación Ciudadana, que el borrador de reglamento  “se quede sobre la mesa”, dado que no se ha aceptado ni una sola de las aportaciones que este grupo municipal ha realizado.

Ahora se abre un plazo para la presentación de medidas concretas que faciliten “una participación real” en diálogo con las organizaciones sociales de la ciudad. El representante de la candidatura ciudadana, Marco Antonio Manjón, ha recordado que este grupo ya realizó un completo informe con aportaciones el septiembre de este año con las que Imagina Burgos pretendía que fuera “estratégico y transversal”.

Lo que se han encontrado es un borrador “cocinado” por PP y PSOE, rechazando lo propuesto por la candidatura ciudadana asegurando que “no encajaba” en el modelo, cuando se trata de propuestas “perfectamente posibles”.

Manjón ha recordado que por el voto en contra del PSOE “no salió adelante la propuesta de presupuestos participativos de Imagina Burgos”, un método que está dando “excelentes resultados” en Madrid, Valladolid, Zaragoza y otras muchas ciudades.

Modelo transversal

El modelo de Imagina Burgos se basa en “fomentar y desarrollar una cultura participativa” basada en “la solidaridad, la defensa de los derechos, el compromiso social, la corresponsabilidad, el voluntariado, el diálogo, el respeto y el aprecio por la diversidad, la sostenibilidad y el medio ambiente”.

Mientras tanto, otros grupos buscan la “participación desde el control a los instrumentos propios”. De ahí que el concepto de la candidatura ciudadana choque con la del resto de partidos ya que se pretende que sea “real y no condicionada por los partidos”.

Las idea propuestas por Imagina Burgos son la creación de la  figura del ‘Defensor del Ciudadano’,  como órgano que recoja las quedas de la ciudadanía en materia de participación. Por su parte, la Comisión de Quejas y Reclamaciones y Sugerencias deberá revisar su gestión para garantizar el seguimiento de las peticiones ciudadanas, así como evaluar el grado de satisfacción ciudadana.

Además, la estructura del Consejo Social deberá incluir una “comisión permanente que marcará los ritmos y la agenda de funcionamiento”, de acuerdo a las peticiones de la ciudadanía. Ampliará su representatividad incluyendo a los consejos sectoriales y a cada consejo de distrito.

Los consejos sectoriales pasarían a ser órganos de participación, consultivos, en las grandes áreas de la política municipal, concebidos como espacios para el desarrollo de políticas específicas y, especialmente, para la elaboración de planes estratégicos de las diferentes áreas de gobierno y pleno.

Además, el Consejo Social de la Infancia será el espacio específico para la participación infantil activa en el marco del gobierno municipal convirtiéndose “en un mecanismo para la colaboración activa entre niños y niñas y adultos en las políticas municipales”. Y se ampliará con dos novedades; por un lado, la ‘Audiencia Pública de Niños y Niñas’ consistente en el encuentro de los responsables políticos y técnicos con el Consejo de la Infancia, realizado regularmente. Aún así,  su función principal “es de carácter pedagógico y educativo”

Y con el fin de promover una participación activa, visibilizar la infancia y promover ideas, iniciativas y propuestas diferentes que construyan ciudad, el reglamento debería regular un modelo consensuado de presupuesto participativo infantil implicando a las niñas y niños en un proceso participativo.

Procesos participativos

El nuevo reglamento deberá promover y facilitar “la realización de procesos participativos de que se incorporen al diseño y elaboración de los programas y proyectos municipales.  Se debe lograr que la actividad de las juntas de distrito sea “más eficaz y se deben acercar las decisiones al ámbito más cercano a la ciudadanía”. El Reglamento permitirá pasar de un modelo “de desconcentración administrativa a una descentralización territorial”.

Tendrían asignadas competencias específicas en determinadas materias y serán “dotadas con los recursos presupuestarios y de personal necesario para llevarlas a cabo”. El Consejo de Distrito se convertiría en el espacio donde se tomen las decisiones de la Junta Municipal en el marco de sus competencias.

Estarían abiertas a la ciudadanía en forma “de asamblea abierta”, de manera que todas las personas asistentes “tendrán derecho a voz, pudiendo votarse todas aquellas cuestiones de especial carácter o relevantes para el distrito”, como los proyectos sobre inversiones. En cada distrito se creará “un observatorio de información y recopilación de datos que se incorporará a una plataforma virtual para posibilitar un análisis de la realidad de cada distrito.

La propuesta de Imagina Burgos incluye además crear una oficina de apoyo a las iniciativas ciudadanas; implementar los presupuestos participativos, las consultas ciudadanas a través de iniciativas ciudadanas y los procesos participativos específicos.  Y la puesta en marcha de un observatorio urbano.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *