Carta a la remunicipalización

La remunicipalización, un eje fundamental del programa de Imagina Burgos

Se trata de revertir la desmunicipalización de servicios, los servicios de todos, que en los últimos veinte o treinta años han  sido retirados de la gestión directa para su explotación por empresas privadas, generando así un beneficio empresarial. Es una privatización, pero se la llama externalización, un eufemismo, como si fuese mejor mantenerlos fuera del espacio municipal, espacio en teoría transparente y controlado por tod@s.

La función de los servicios públicos es atender, cuidar, apoyar al conjunto de los ciudadanos. Al privatizarse, esa función queda supeditada a otra, la de generar un beneficio empresarial, una ganancia para unos pocos. Se trata de dos lógicas encontradas: el beneficio se incrementa, entre otras cosas, reduciendo el número de trabajadores y su sueldo, lo cual deriva en un servicio de peor calidad. La externalización se ha venido justificando mediante la demonización de la gestión directa, presentada como costosa, ineficaz y desfasada.

Pero ha quedado claro, después de todos estos años de externalización, que la gestión privada

1) es mucho más costosa, debiendo el Ayuntamiento sufragar no sólo el coste del servicio, sino también el coste de licitación, de control de la concesión, la remuneración de dirigentes y accionistas y los impuestos, tanto el de Sociedades como el IVA (generalmente el 21%), el IBI y el IAE. Además nos podríamos ahorrar el beneficio industrial e invertirlo por ejemplo en una mejora salarial para las trabajadoras y trabajadores del servicio o invertirlo en mejorar otro servicio que lo necesite.

2) proporciona un peor servicio, ya que el criterio de rentabilidad impera sobre el de calidad del servicio, cuantas más empresas interventoras peor será la calidad del servicio prestado.

3) implica unas condiciones laborales peores debido a la precariedad. Las empleadas externalizadas no cuentan con la certeza y la confianza suficientes como para que no influya en su motivación personal. A mayor seguridad y confianza mejor servicio.

4) da lugar a incongruencias, como, aquí en Burgos, que en el caso de la concesión de Residuos y Limpieza viaria, se procediera a la licitación de la licitación, es decir, que la redacción del pliego no se encomendase a técnicos municipales, sino a una consultora privada.

5) responde a un modelo desfasado: por buscar economías de escala las empresas concesionarias privilegian infraestructuras pesadas, grandes volúmenes, transportes de larga distancia, productos derivados de la agricultura industria; a pesar de que los desafíos actuales en términos de ecología nos piden sobriedad, energías renovables, protección de los recursos y relocalización de la economía.

 

foto del DB

Por esta razón actualmente se está produciendo una ola de remunicipalizaciones en el mundo, sobre todo en Europa, incluida España. Así en Noruega o en Francia, donde alrededor de 50 ciudades han procedido a remunicipalizar el agua, los transportes públicos, los comedores escolares… En Alemania se han creado cooperativas y empresas municipales para remunicipalizar la energía, tanto su producción como su distribución; en España tenemos los ejemplos de Barcelona, Madrid, o, mucho más cerca, la remunicipalización del agua en Valladolid.

No se trata de una política de izquierdas, como lo demuestra el ejemplo de Niza, donde el alcalde de derechas en los últimos años ha venido remunicipalizando transportes públicos, comedores escolares, agua, festival de jazz y mercado de abastos. La remunicipalización responde a una constatación evidente: es mucho más rentable para los ayuntamientos y los servicios son más eficientes. Se aumenta la rentabilidad social aparte de la económica. Supondría un instrumento al servicio de la ciudadanía para garantizar prestaciones públicas en mejores condiciones de eficiencia social. Además ofreceríamos unas mejores condiciones laborales: estabilidad, seguridad y eficiencia y una mayor seguridad para los ciudadanos. Cuando el servicio es prestado por el propio Ayuntamiento de Burgos siempre se percibe como una garantía.

En Burgos tenemos que hacer frente a una deuda es de 287 millones de euros. No estamos para hacer regalos a amigos atendiendo al famoso «capitalismo de amigos» tan extendido por estas tierras. Tenemos que mirar cómo ahorrar, y hacerlo cuidando a l@s ciudadan@s y evitando posibles causas de corrupción.

Los servicios privatizados en Burgos son, entre otros, la Recogida de residuos y limpieza viaria, Parques y Jardines, la ayuda a domicilio, las actividades de los Centros Cívicos, la grúa municipal, la zona azul, la estación de autobuses, muchos aparcamientos subterráneos, el 010, el Hangar, el Cementerio…

Este último caso es sangrante. La gestión del Cementerio Municipal San José recae en Ferrovial, que en los últimos años ha incurrido en incumplimientos que Imagina Burgos denunció, reclamando la remunicipalización del servicio. A pesar de pingües beneficios, la concesionaria dejó producirse muchas degradaciones de sepulturas y no realizó las inversiones a las que estaba obligada por concurso. El pleno del Ayuntamiento la reprobó en noviembre 2017 y afirmó que no se prorrogaría el contrato… cosa que, inexplicablemente, ocurrió en febrero 2019. Ahora, antes de que el servicio salga otra vez a concurso, es el momento de recuperar el control de su gestión por y para la ciudadanía. No puede ser que morirse salga tan caro en Burgos y que dejemos que se degraden las tumbas de nuestros familiares para que una constructora incremente sus beneficios. 

 

En definitiva, Imagina Burgos tiene claro que Burgos no puede ser una «gran ciudad» mirando hacia el pasado. La externalización de servicios es el pasado. Burgos debe reducir su deuda y adaptarse a los tiempos nuevos, y por tanto sumarse al movimiento global de remunicipalizaciones. Por eso Imagina Burgos se compromete a estudiar el caso de cada uno de los servicios externalizados y la forma de reintegrarlos a la gestión pública.

 

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *