Defendemos de nuevo el modelo participativo en el debate sobre distritos municipales

El Pleno aprueba la propuesta conjunta del PP y del PSOE para parcelar el mapa de la ciudad optando por la “vía más cómoda”

En la reunión de distritos repartimos participacionina

En la reunión de distritos repartimos participacionina

El grupo de Imagina Burgos en el Ayuntamiento ha vuelto a reiterar, en voz de la concejala Blanca Guinea, la necesidad de que la política de distritos pase por la decisión de la ciudadanía. El acuerdo PP-PSOE  supone la concepción de la participación de la ciudadanía en la vida política municipal “desde un punto de vista paternalista”, apunta la edil de la candidatura ciudadana.

“Estamos ante el primero de los acuerdos de la gran coalición del pleno de hoy”, apuntó Guinea. Parece ser que la solución a la delicada situación de gobierno por la que está pasando el Partido Popular no estaba en sus compañeros de bancada, Ciudadanos, “sino que ha encontrado un buen socio de gobierno en el PSOE”.

El acuerdo PP-PSOE no se limita al número de distritos en los que se debe dividir nuestra ciudad por la adaptación a la Ley de Grandes Ciudades. No se limita tampoco a definir los miembros que componen las Juntas Municipales de Distrito. El acuerdo tampoco son las competencias de estas Juntas municipales de distrito.

El segundo de los caminos, el marcado por Imagina, es “más largo, más costoso, pero también más ambicioso”. Y pasa por cuestionar “un modelo de participación basado en un reglamento de hace más de 15 años”, con unos órganos de participación, como los consejos sectoriales que o directamente ni se convocan o, si tienen la suerte de continuar con vida, “sirven como herramienta autocomplaciente del equipo de Gobierno y no como espacios de discusión colectiva o de recogida de propuestas que lleguen a algún sitio”.

Plan por fases

La candidatura ciudadana planteó en su día un programa de actuación “estructurado por fases”, con el horizonte en septiembre, en la feria de participación, momento en el que se presentaría un nuevo reglamento fruto de la implicación de los burgaleses y burgalesas. Implicación que tiene un objetivo muy claro: “Empoderar a la ciudadanía, darle los recursos necesarios y suficientes para gestionar de forma colectiva la ciudad y dar soluciones concretas a los problemas de sus barrios”, recordaba Guinea, argumentando así, el voto en contra.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *