Dimisión de Raúl Salinero: la política es una cosa demasiado seria como para dejarla en manos de unos pocos «especialistas»

Desde Imagina Burgos hemos recibido con estupefacción la noticia de la renuncia de Raúl Salinero a su acta de concejal del Ayuntamiento de Burgos / Deseamos todo lo mejor en lo personal a nuestro antiguo compañero, a la vez que esperamos que su salida abra puertas para la confluencia por la que Imagina siempre apostó. 

Asamblea de Imagina Burgos

El 9 de marzo 2018, Raúl Salinero había decidido unilateralmente dejar de acatar las decisiones de los órganos decisorios y deliberativos de Imagina, pasando a someterse exclusivamente a la dirección política de Podemos. Así se producía una situación disparatada en la que el portavoz en el Ayuntamiento de una organización socio-política, no obedecería ya a las bases de dicha formación, sino a otra distinta, en la que él ni siquiera militaba todavía cuando fue elegido en las primarias de Imagina. Ante ello, y después de intensas negociaciones en las que Salinero no cedió ni un ápice, la Asamblea de Imagina Burgos resolvió pedirle que devolviera el acta de concejal. Se negó, incumpliendo el código ético que había suscrito antes de su elección.

Libre ya de su vínculo con Imagina Burgos, Raúl Salinero tenía la posibilidad de conformar una candidatura a su medida para las elecciones municipales de 2019. Tanto es así que, presentándose Podemos por primera vez en la historia a las elecciones en Burgos, lo hizo con la lista Equipo Raúl Salinero, dejando la marca Podemos en un segundo plano. Esta táctica personalista y poco respetuosa con las bases de Podemos no dio sus frutos: frente a los seis concejales que se obtuvieron con la confluencia Imagina Burgos, Salinero sólo sacó dos concejales, convirtiéndose en un convidado de piedra en el ayuntamiento. En la actualidad sus concejales no son suficientes, ni por tanto necesarios, para apuntalar una mayoría de izquierdas con el PSOE.

Finalmente, escasos meses después de solicitar y conseguir la confianza de miles de burgaleses, Raúl Salinero renuncia a su acta. No lo hace porque se lo hayan pedido, ni por reconocer su parte de responsabilidad en la actual división de la izquierda burgalesa: simplemente deja la política municipal, defraudando así a miles de electores. No obstante, sólo nos queda desearle lo mejor en el terreno personal y suerte para el futuro.

En línea con esta renuncia, queremos recordar que la política es una cosa demasiado seria como para dejarla en manos de unos pocos «profesionales», y animamos a la ciudadanía a no conformarse con votar cada cuatro años y se sume a los movimientos socio-políticos existentes en la ciudad.

Por eso Imagina, con sus fallos y aciertos, mantiene una estructura organizativa basada en la participación ciudadana, su fe en la inteligencia colectiva y la convicción de que otro Burgos es posible. Ahora se puede abrir un nuevo ciclo en la izquierda burgalesa: es el momento de aparcar las divisiones, dialogar y reconstruir la unidad, con ánimo, valentía y buena fe. Imagina, como candidatura ciudadana de confluencia, se compromete a poner en ello todo el empeño.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *