El Pleno aprueba un Reglamento del Consejo Social “vacío” en cuanto a la participación real de los colectivos sociales.

Se han rechazado nuestras propuestas, que coincidían en gran parte con las de diferentes colectivos que participaron en el proceso / El pasado miércoles el equipo de gobierno utilizó una vez más el Consejo Social como escaparate de unos presupuestos redactados sin participación ciudadana.

consejo social_FOTO BURGOSCONECTA.ESBlanca Guinea explicaba durante el Pleno la triste historia de un Consejo Social que se pensó como un órgano “consultivo de participación ciudadana amplio y plural”. Sin embargo, hoy se ha vuelto a perder una oportunidad de dar mayor voz y capacidad de decisión a los colectivos sociales de la ciudad, al aprobar un reglamento “vacío” en cuanto a convertirlo en un órgano de participación real y efectiva, como veníamos reclamando.

Tres años ha tardado el Partido Popular en poner en marcha el que debiera ser el órgano de participación por excelencia de la ciudad desde que se aprobara el reglamento en 2012 hasta septiembre de 2015. Obviamente, cuando este órgano echó a andar, el reglamento que lo regula ya estaba desfasado.

Desde Imagina conseguimos con mucha insistencia que Gema Conde aceptara que los colectivos pudieran hacer aportaciones al reglamento. Después el Área de Participación pasó a manos del Señor Antón, que a pesar de nuestros esfuerzos por ponerle en contexto del trabajo ya empezado, decidió cerrar el documento sin sentarnos siquiera a negociarlo y recogiendo únicamente las aportaciones que a él y sus grupos afines les ha parecido.

Desde Imagina trabajamos para realizar muchas aportaciones importantes para que este órgano fuera realmente útil a la sociedad, que no han sido incorporadas: Compromiso de que las opiniones del Consejo Social fueran tenidas en cuenta por el Ayuntamiento,  que las asociaciones pudieran opinar sobre los servicios municipales, que pudieran aportar un plan anual de necesidades y hacer sugerencias sobre las ordenanzas y reglamentos; Que fuera el pilar para la creación de los presupuestos participativos; Aparte de aportaciones sobre la representatividad de otros colectivos en el Consejo que han quedado fuera.  Por tanto, no se puede llamar “órgano de participación” a un Consejo con estas características.

El PP ha decidido continuar con un Consejo Social que les sirva de escaparate para presentar, una vez al año, una visión sesgada e interesada de su proyecto de presupuestos, pero sin la más mínima intención de que las decisiones sobre la ciudad se hagan de forma colectiva. Lo vimos este miércoles, cuando ni siquiera se les había remitido a las asociaciones el presupuesto para que puedieran leerlo antes del Consejo y participar en el mismo. Una falta de respeto y una forma de hacerles perder el tiempo, en nuestra opinión.

Por último, señalar que en este reglamento se menciona más a la Sociedad de Promoción que al mismo Consejo Social. Estamos de acuerdo en que éste órgano tiene que tener una oficina de apoyo técnico para poder llevar a cabo las decisiones sobre estrategia de ciudad que se planteen en él, pero vincular de forma tan estrecha estos dos órganos creemos que es un error.

Creemos que la ciudad es de todos y todas y no de ningún partido ni de ningún concejal. Y también creemos que Burgos, si se construye de forma colectiva y escuchando a todo el mundo, será una ciudad mejor.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *