Europa se hace eco de la demanda de no reabrir Garoña y pedirá información detallada al Gobierno de España

El alcalde de Zamanzas, Juan José Asensio, ha intervenido esta tarde en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo y por la mañana se reunió con parlamentarios del grupo de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica acompañado por el diputado de Imagina Marco Antonio Manjón

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo se ha hecho eco esta tarde de la reivindicación del alcalde de Valle de Zamanzas, Juan José Asensio, que ha reclamado a Bruselas que “pida al Gobierno de España que no reabra la central nuclear de Santa María de Garoña”. Europa ha tomado nota y requerirá información al Gobierno de España a través de una carta.

Para la comisión, no existe un debate energético serio en España. Por ello, se ha pedido “solicitar información a la Comisión de Energía y a la de Medio Ambiente y  sobretodo que el “Gobierno español informe a Europa acerca de los cambios que se han acometido en Garoña para volver a ponerla en marcha”.

En la intervención, de cinco minutos ante los comisionados, Asensio también se ha centrado en la necesidad de revisión del modelo energético que reclama sea “limpio y renovable, que se deje de multar por usar la energía solar; que se trabaje en planes energéticos a largo plazo y no en improvisaciones de licencias que sólo ayudan a la cuenta de beneficios de las grandes empresas energéticas”, ha explicado.

Por su parte, el debate de la Comisión

Mientras, la parte más conservadora estima que la responsabilidad del cierre o no de una planta nuclear es del Estado, siempre que se apliquen las medidas de seguridad que se detallan en la Directiva de Seguridad Nuclear y que el inversor cumpla los criterios requeridos. Eso sí, se ha reconocido que se ha excedido la vida útil de la central y que su similitud a la de Fukushima hace que exista cierto riesgo de seguridad.

La parlamentaria Marina Albiol y el parlamentario Florent Marcellasi subrayaron que la moratoria de Garoña es un mensaje político del Gobierno de España para prorrogar la vida útil del resto de las centrales. Albiol reclamó también que “se haga un estudio de las centrales europeas de más de 40 años de vida” para tener conocimiento de su estado.

Las posiciones más conservadoras, defendidas por el parlamentario del PP Agustín Díaz de Mera, argumentaron la legalidad de todos los procedimientos de seguridad de Nuclenor y las comunicaciones que realiza la empresa. El parlamentario español insistió en que la competencia es exclusiva del Gobierno de España.

Valoración

La valoración que hace Asensio de esta experiencia no puede ser mas “positiva”. Que un alcalde de un pequeño pueblo de la provincia de Burgos haya llevado a Europa la reivindicación social de desmantelamiento de la nuclear de Garoña es un logro importante porque lo “que no ha hecho el Parlamento de España” sí que lo hace el de Europa en un gesto que para quienes llevan años reivindicando el cierre de la nuclear, demuestra que los intereses de las eléctricas españolas condicionan a los ejecutivos de Gobierno que han pasado por la Moncloa. “Interesa más en Europa que en España”, ha indicado Asensio.

El edil burgalés ha recordado ante los parlamentarios que Santa María de Garoña es “una central obsoleta”, una planta nuclear que ya ha cumplido su cometido. Una central atómica que lleva parada desde diciembre de 2012 y que tenía previsto, por mandato gubernamental, “su cierre y desmantelamiento para el día 6 de julio de 2013”. La planta nuclear del Valle de Tobalina “ha notificado en todo este periodo 136 incidentes” y arrastra desde hace más de 30 años “fallos estructurales de diseño” en la vasija del reactor, lo que hace peligrar la seguridad “de cerca de 3.000.000 de personas”.

Obsolescencia

En su intervención, Asensio se ha referido a los defectos estructurales de la planta y ha puesto el acento en que “estas fisuras no han sido reconocidas oficialmente hasta 2004”, pero son el resultado de “un montaje inadecuado en la fase de construcción”, de ahí que se le haya calificado como la central “de las mil grietas”. Este tipo de irregularidades hacen que la vasija “incumpla claramente con los parámetros de seguridad mínimos” para una central nuclear. Además, las tres cuartas partes de los accionadores de la vasija nuclear “están afectados por óxidos, lo que incumple las bases de diseño y la resistencia a movimientos sísmicos”. Sesenta de los 95 accionadores están recubiertos “para seguir evitando su oxidación, pero eso no deja de ser una solución temporal e insegura, lo que está totalmente prohibido en la producción de energía nuclear”.

Por otro lado, los datos de producción de esta central –y de su parada— certifican que “no ha significado ningún problema en el abastecimiento eléctrico del país” y que no es necesario volver a conectarla a la red. Además, el edil de Zamanzas ha denunciado que todo el entorno del río Ebro en la provincia de Burgos esta declarado Red Natura 2000, “a excepción de la península que ocupa la central nuclear”.

Unido al cierre, la comarca de Las Merindades y el entorno de Miranda de Ebro necesitan de un “plan urgente de revitalización” que genere seguridad y un mundo rural que deje de perder población y oportunidades.

Por la mañana, Asensio y el diputado de Imagina Burgos Marco Antonio Manjón, mantuvieron una reunión con diferentes parlamentarios del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica y de Los pueblos deciden para explicar las  reivindicaciones y las posibles acciones tras la intervención del burgalés en la Comisión de Peticiones.

 

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *