Exploramos las novedades de movilidad urbana en la Feria Internacional del Autobús y el Autocar

El consejero vecino del Servicio de Movilidad y Transportes de la candidatura ciudadana Héctor García destaca que lo más eficaz es esperar a que se desarrolle la propulsión eléctrica y a que se reduzcan los costes de inversión del bus eléctrico

El consejero vecino del Servicio de Movilidad y Transportes de la candidatura ciudadana Héctor García valora que para el del Servicio de Movilidad y Transportes del Ayuntamiento de Burgos (SAMYT), estima que lo más operativo y eficaz en este momento, con respecto al autobús eléctrico “es esperar a que se desarrolle la propulsión eléctrica, a que se reduzcan los costes de inversión, se consolide alguna de las tecnologías existentes y se mejoren aspectos como la autonomía o el diseño de los sistemas de recarga”.

García acudía esta semana a la Feria Internacional del Autobús y el Autocar (FIAA), que se ha celebrado esta semana en IFEMA, Madrid, para conocer de primera mano las novedades del sector.

El consejero vecino explica que como propulsión menos contaminante, “podemos seguir apostando por el gas natural comprimido”, teniendo en cuenta que la capacidad actual de las instalaciones “es de 40 vehículos de este tipo”. Para García “es interesante tratar de reducir la contaminación generada por la movilidad, pero para ello hay que reducir el número de coches circulando por nuestras calles”.

En esta edición de la FIAA se puede destacar la presencia de autobuses urbanos de propulsión eléctrica. A los fabricantes que ya se han iniciado en este segmento, como Irizar, Solaris, Vectia o Car-Bus, se unen otras como IVECO, Caetano o Ayats con su espectacular autobús eléctrico de doble piso. A estos se añaden marcas que ofertan sistemas híbridos, como Volvo, MAN o Scania.

También se puede destacar a Mercedes-Benz con su Future Bus, de conducción autónoma. Este vehículo está dotado de cámaras y sensores capaces de guiar al vehículo durante su recorrido sin intervención del conductor.

Alternativas

En la actualidad, explica García, dentro de las propulsiones alternativas, “existen varios sistemas: el híbrido de motor convencional y eléctrico, los cuales a su vez pueden ser en serie (como el que circula en Burgos) o en paralelo. Los sistemas de recarga de electricidad son de carga lenta (en cochera, fuera de la jornada) o rápida (en la parada, aprovechando pequeños periodos de tiempo durante la jornada)”.

Precisamente, uno de los vehículos expuestos era un Vectia Veris 12 de la empresa municipal de Valladolid, “similar al que circula en Burgos”. Ha sido adaptado a propulsión eléctrica con carga en parada.

Inconvenientes

Como se puede apreciar, son distintas modalidades de funcionamiento. Actualmente, este tipo de sistemas presentan varios inconvenientes. El primero “es su alto coste de inversión, superior al de un autobús convencional”; a ello hay que añadir la implantación de los sistemas de recarga. Además, la autonomía de los autobuses eléctricos de carga lenta apenas es suficiente para una jornada normal de trabajo; no resulta operativo tener que sustituir un autobús por otro para poder finalizar el servicio.

Además, hay que señalar que los sistemas de carga en parada, basados en una columna a la que se conecta el vehículo mediante un pantógrafo. Esto facilita la autonomía suficiente para realizar la jornada completa. Por desgracia, aún no se ha creado un modelo compatible para los diferentes fabricantes de autobuses, lo cual es un inconveniente añadido, ha explicado el consejero de Imagina Burgos.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *