Fernando J. Sáiz Martínez

“Por dar continuidad al espíritu con el que surgió Imagina: nuestra organización y nuestra ciudad al servicio de los intereses colectivos de la ciudadanía.”
Nombre y Apellidos: Fernando J. Sáiz Martínez
Profesión: Profesor de Enseñanza Secundaria
Participación Ciudadana: Militante y cargo en Izquierda Unida. Afiliado de Comisiones Obreras. Socio colaborador de diversas ONG´s: Médicos sin Frontera, Cáritas, Save the Children,…
Edad: 54 años

Biografía

Nacido en Burgos en 1965 en el seno de una familia trabajadora que, con gran esfuerzo y sacrificio, me posibilitó obtener la licenciatura en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid.

Después de varios trabajos precarios, mal retribuidos o de corta duración, me incorporo como profesor interino al sistema público docente durante el curso 1989/90, superando las oposiciones en 1991. Estos ya cerca de 30 años de profesor de enseñanza secundaria me han permitido recorrer profesionalmente diversos rincones de nuestra geografía regional y provincial, hasta que desde hace cuatro cursos escolares obtengo plaza en Burgos capital, en el CEPA “Victoriano Crémer”.

Junto con mi compañera, Olga, hemos formado una familia compuesta, además, por nuestra hija, Inés, y nuestro hijo, Laín, recién llegados a la adolescencia.

En el terreno político y social siempre he tenido marcadas inquietudes y convicciones más o menos firmes que en mi época de universitario me llevaron a acercarme varias organizaciones izquierdistas y finalmente al espacio de IU desde principios de los años noventa, así como asimismo a la afiliación sindical.

En relación con mi vinculación con Imagina Burgos, simplemente destacar que he asistido a su surgimiento, hace ya cuatro años, y he vivido sus diversas vicisitudes desde dentro y en la medida de mis posibilidades.

Motivación

A fuer de ser sincero, como no puede ser de otro modo, debo señalar que dar el paso para ser candidato en estas elecciones primarias no ha sido una decisión sencilla.

Las diversas obligaciones personales, familiares y profesionales inicialmente me detraían a tomar ese camino, pero después de hablar con diferentes personas cercanas y analizar la situación política local y de nuestra querida organización me he decidido, sobre todo, pensando que para ser congruentes con nuestro proyecto colectivo debemos asumir esa posibilidad y afrontar el compromiso.

Yo pienso sinceramente que mi aporte personal puede ser bastante limitado, salvo quizás en algunos aspectos muy concretos, que son un poco los que me han llevado hasta aquí, a saber:

– Soy muy consciente de que el principal valor y hecho diferencial de IB radica fundamentalmente en la fortaleza del grupo y de las personas que lo componen, que, como activistas, provienen de campos y luchas muy diversas (movimientos vecinales, feminismo, contra los desahucios, apoyo a las inmigrantes, pacifismo,…) y, por tanto ellas deben seguir siendo las auténticas protagonistas de la acción política.

– Como antes he señalado, aunque modestamente, llevo en IB desde casi su gestación y esa experiencia, desde dentro, me permite conocer las dinámicas de funcionamiento, la necesidad de difíciles equilibrios, no siempre sencillos, pero obtenidos en la mayor parte de las ocasiones y la idiosincrasia compleja de nuestra organización; lo cual, considero, que se constituye en una ventaja, no muy meritoria por mi parte, pero sí importante para encarar nuestro próximo futuro.

– Por último y ya por cerrar este apartado, simplemente señalar que de las pocas cosas de las que realmente me puedo sentir orgulloso a lo largo de mi periplo vital es de la coherencia en mis convicciones ideológicas y de mis comportamientos, refrendados con el paso del tiempo en aspectos como la necesidad de crear modelos sociales más solidarios, más igualitarios, de aspirar, por tanto, a un modelo socioeconómico, de ciudad,…, menos desequilibrado que el, desafortunadamente, actual.

Comentarios cerrados.