Gracias por vuestra confianza. Seguimos caminando.

Hace 4 años, en las elecciones del 2015, nos faltaron solo 1.152 votos para conformar una coalición de gobierno de cambio y de progreso para la ciudad de Burgos. En aquella ocasión esa diferencia hubiera arrebatado el último escaño al Partido Popular.

En las elecciones de este domingo, 26 de mayo, solo 297 votos nos han impedido volver a entrar en el Ayuntamiento de Burgos para continuar con nuestro trabajo y, quizás, aún está por ver, colaborar con un posible –de nuevo- gobierno del cambio. 

Empezaremos por daros las GRACIAS a quienes habéis apoyado este proyecto durante todo este tiempo. Siempre, de una forma o de otra, habéis –hemos- luchado por tener una ciudad para todas, en vez de para los de siempre. GRACIAS a todas y cada una de las 4.273 votantes que apostasteis porque siguiéramos trabajando juntas por este nuevo modelo de representación política e institucional que conlleva implicación y colaboración mutua. Y GRACIAS también a todas aquellas personas que pensasteis en nosotros y que por una u otra razón decidisteis finalmente votar a otras formaciones políticas. Seguro que existen buenos motivos para ello sobre los que ya estamos reflexionando colectivamente.

GRACIAS a quienes nos mostrasteis apoyo ayer, hoy y mañana.

Seguimos en las distintas y diversas luchas que atraviesan nuestra ciudad, que nos unieron antes de formar este movimiento político abierto, plural y colaborativo, que ha trabajado duro presentando más propuestas que ninguna otra formación, de forma revolucionariamente participativa durante más de cuatro años en la oposición, y en torno a las que seguiremos unidas pase lo que pase, pues la defensa de los derechos humanos no se detiene nunca. No dejaremos en ningún caso y bajo ninguna circunstancia que este espacio que hemos creado con tanta gente solidaria, trabajadora y honesta, este espacio de inteligencia colectiva, desaparezca. Es el momento de tomar aire, coger fuerzas y volver a la carga, una vez más, desde donde mejor sabemos hacerlo, desde la calle, codo a codo, en el día a día.

En la noche de ayer obtuvimos un resultado muy duro, que no se corresponde con el esfuerzo e ilusión que hemos puesto en la campaña electoral. Estamos orgullosas de nuestra campaña, cercana, explicativa y sostenible, de nuestro activismo en la calle y nuestra forma de acción política asamblearia, horizontal y con primarias abiertas. Hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo a trabajar de manera exhaustiva por Burgos, o mejor dicho por todos sus habitantes, y quizás poco tiempo y dinero público para que se supiera. Preferimos destinar nuestros recursos a lo que nos parecía importante. Pensamos que esa es otra de nuestras diferencias con la política profesional y uno de los aspectos que caracteriza la implicación en la política por principios éticos y valores.

Creemos que merece la pena echar la vista atrás y redescubrir todo lo que desde Imagina Burgos hemos impulsado.  

Nunca hemos esperado de los medios de comunicación locales tradicionales un tratamiento equilibrado y mucho menos condescendiente hacia nosotros. Sabemos de los intereses y las dificultades que silencian a menudo gran parte de nuestro trabajo, el dinero público –de todos- y los recursos que se gastan en publicidad engañosa, para tergiversar la realidad y presentarla como lo que no es. Nosotros hemos pretendido siempre una gestión honesta y ponderada de los recursos públicos  a los que hemos tenido acceso, devolviendo a las arcas públicas con frecuencia partidas económicas, además de ser los únicos que publicamos nuestras cuentas con total transparencia. 

Tenemos la satisfacción de haber demostrado que “si se quiere, se puede”: conseguimos que el 100% de la energía empleada por el Ayuntamiento y la Diputación provincial fuese renovable, logramos que en los parques se pueda disfrutar de columpios inclusivos, que se hablara por primera vez en los Plenos de presupuestos participativos y de consultas ciudadanas, de darle la voz a l@s burgaleses. Es un trabajo bien hecho, con más de un centenar de proposiciones aprobadas que hubieran cambiando Burgos en profundidad, y que no ha ejecutado el gobierno del Partido Popular ni impulsado activamente el Partido Socialista. Un ingente trabajo que queda recogido en nuestra web, a la espera de que otras formaciones políticas lo pongan en práctica, porque merecen la pena y porque las necesidades de la gente son lo más importante.

Sobre Podemos y la “falta de unidad” de la izquierda

En 2015 nacía esta nueva fórmula: Imagina Burgos, mucho más que una suma de partidos políticos. Un movimiento de confluencia, abierto y horizontal, donde cualquier persona puede participar en igualdad de condiciones, y que ilusionó en la ciudad obteniendo 6 concejalías. Entonces, Podemos no se presentaba en Burgos, sino que al igual que IU y EQUO pidieron el voto para Imagina Burgos.

Desde su inicio las relaciones políticas no fueron fáciles ni todos actuaron con la responsabilidad y generosidad exigibles. Podemos condicionó el margen de actuación de Imagina Burgos perjudicando una mejor representación institucional en la Diputación de Burgos y exigiendo un funcionamiento más allá de las formaciones políticas integrantes de la candidatura que ellos mismos incumplirían más adelante. Dificultaron el proceso de convergencia y lo dinamitaron después. 

Cuatro años más tarde, e incluso antes, Podemos ya había decidido presentarse en Burgos en solitario para promocionar su marca política y a sus candidatos, dividiendo el voto de la izquierda, sin pararse a reflexionar sobre las consecuencias políticas en la gobernabilidad de la ciudad y las necesidades y demandas de sus vecinos y vecinas. Priorizando los intereses partidistas sobre los de nuestro electorado. Su recompensa táctica han sido dos escaños frente a los seis que obtuvo entonces Imagina Burgos. Incluso muestran públicamente su satisfacción por la pérdida de representación de nuestra candidatura ciudadana, a pesar de que sus prácticas les han conducido a la irrelevancia en el ámbito local y autonómico, por no hablar de la enorme merma de confianza en el ámbito nacional al consolidarse como un partido político más al uso, traicionando el espíritu del 15M que les alumbró.

Es fácil para todos sacar conclusiones. La unidad no suma, sino que multiplica, y nosotras no vamos a cargar con una responsabilidad que no nos corresponde. Imagina Burgos no se ha fragmentado, sino que algunas personas, desoyendo incluso a su propia militancia, han decidido apostar por el personalismo, el tacticismo político y la falta de generosidad con un proyecto común, colectivo, aunque esto se llevara por delante un proyecto de unidad único en Burgos.

Durante la campaña electoral nos han reprochado muchos electores presentarnos desunidos en estas elecciones municipales, trasladándoles a ellos la responsabilidad de elegir entre unos y otros sin un criterio programático nítido. Proclamamos alto y claro, una vez más, que es precisamente la unidad, la cooperación y la convergencia política entre la izquierda burgalesa lo que siempre hemos buscado como proyecto de confluencia. Un llamamiento que se hizo a todas las fuerzas progresistas, y que generosamente IU, EQUO y PCAS sí supieron entender no presentándose a las elecciones locales, sino pidiendo el voto para Imagina Burgos.

Nuestras convicciones y la satisfacción de haber sido siempre honestos, transparentes y leales no las perderemos nunca. Y las ganas y nuestra motivación para luchar por cambiar el mundo, tampoco. Tanto es así, que nos congratulamos por la representación política obtenida por Podemos en estas elecciones municipales y por el excelente resultado del PSOE y esperamos y deseamos que puedan constituir un gobierno municipal de cambio y de progreso al que sin duda nos hubiésemos ofrecido para sumar esfuerzos. Les deseamos toda la suerte y acierto posibles.

¿Y ahora qué?

La política no parece actuar en ocasiones con criterios de justicia distributiva, pero creemos que merece la pena aprovechar toda la experiencia adquirida y dependerá de la implicación futura de todas las personas que quieran seguir trabajando en este proyecto que es Imagina Burgos sumándose por el bien común. Que haya cambio y justicia social, no va a depender tanto de los representantes políticos que tengamos en cada ocasión en nuestras instituciones cuanto del trabajo, del esfuerzo y la movilización por sus propios derechos de la gente en la calle y en el día a día.

El espejo de los resultados electorales de este domingo nos ofrece una imagen indeseada de nosotros mismos, pero que Imagina Burgos siga adelante como proyecto social y político, horizontal y participativo en Burgos, dependerá de cada una de vosotras y nosotros. Abrimos desde ahora un proceso de reflexión, intercambio de opiniones y debate junto a la próxima convocatoria de una Asamblea General para analizar aciertos y errores, “pasados” pero sobre todo “futuros” posibles…

Animamos a la gente a que nunca tire la toalla, a la movilización constante y permanente ante la injusticia, a la defensa de los derechos de nuestros conciudadanos, al ejercicio de la solidaridad con nuestra vecindad y con quienes habitan lejos de nosotras. Nosotras lo haremos. Los servicios públicos, las pensiones, la sanidad, la educación, la igualdad, el medio ambiente, los servicios sociales, la vivienda, el empleo, y un largo etcétera no se defienden solos… Perdemos ahora una herramienta eficaz para defenderlos en el Ayuntamiento, pero nuestro activismo sigue vivo e intacto.

Ahora somos más conscientes que nunca de que la unión es la manera de salir adelante, compartiendo espacios, compartiendo proyecto, apoyándonos y ayudándonos un@s a otr@s solidariamente. Asumir y asimilar unos resultados electorales adversos es nuestra tarea inmediata pero también superarlos y seguir trabajando. Junt@s lo haremos.

Contigo otro Burgos es posible.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *