Imagina Burgos duda de la legalidad del contrato de reforma y gestión del albergue juvenil

El concejal Javier Gil apunta que los técnicos deben valorar el incumplimiento de contrato que supone la variación que altera los resultados del concurso y que la empresa Gesturactiv no aporte ni un euro a los 150.000 que aporta el Ayuntamiento.

Imagina Burgos (IB) va a reclamar una explicación en la reunión de la Gerencia de Servicios Sociales sobre el cumplimiento del contrato que el Ayuntamiento firmó con la empresa Gesturactiv para la remodelación del antiguo Hotel Conde de Miranda y convertirlo en albergue juvenil. Además, tal y como señalaba el concejal de IB Javier Gil en rueda de prensa, exigirá que el Consistorio “no aporte los 150.000 euros comprometidos hasta que no esté todo claro”.

El contrato se firmó el 10 de febrero, el acta de replanteo el 10 de marzo (justo al límite del plazo señalado en el contrato) y a día de hoy, el Ayuntamiento no ha recibido una sola certificación de obra. Gil apuntaba que los técnicos oportunos deben valorar el incumplimiento de contrato que supone esta variación que altera los resultados del concurso.

Según el contrato, “la obra debe estar finalizada en el plazo máximo de tres meses desde la firma del acta de replanteo”. Se añade además que es “deseable la reducción del plazo”. Es decir debería haber estado terminada el 10 de junio y, a día de hoy, “no tenemos ninguna certificación del estado de la misma”. Gil ha recordado que en agosto de 2014 se aprobaba el expediente de contratación con su pliego.

En ese documento se indica que el Ayuntamiento de Burgos debía aportar 150.000 euros para esa obra de reconversión del hotel para su utilización como albergue. “Una cantidad que no se sabe muy bien de donde sale porque, en ese momento, lo que existe al respecto es sólo un proyecto de un arquitecto llamado Rodrigo Pardilla”, ha explicado el edil de la candidatura ciudadana.

Se trata de un proyecto “que nadie solicitó y apareció en el Ayuntamiento sin comprender muy bien el motivo del mismo”. Ese trabajo debía servir de base para el concurso, según el pliego, a cuyas primeras versiones Intervención puso bastantes reparos.

El mismo pliego dice que “quien salga como persona o empresa adjudicataria no tendrá porqué aportar un canon al Ayuntamiento durante los cinco años de concesión del albergue (ampliables a nueve)”, explicaba. Se entiende que la aportación económica que la empresa hará a las obras de remodelación y puesta a punto compensa ese canon y de este modo la concesión se hace “a cuenta y riesgo del adjudicatario”.

En diciembre de 2014 la Mesa de contratación valora las ofertas y propone la adjudicación a la empresa Gesturactiv, lo que refrenda la Gerencia de Servicios Sociales en febrero de este año, llevándose a cabo la firma del contrato el 10 de febrero de 2015.

 

Negocio redondo

De las tres empresas que participaron en el proceso, además de la adjudicataria, “encontramos una organización vinculada al movimiento scout y una fundación que trabaja por la inserción de jóvenes en situación de riesgo”. El pliego recogía como cláusula social “dar más puntos a quien se comprometa a contratar ciertos servicios con empresas de carácter social y sin embargo no se valora que la propia ofertante sea una empresa de carácter social”.

Pero lo que más preocupa a Gil es la cantidad que se va a destinar a la reforma. En el concurso para adjudicar el contrato, uno de los puntos que se valoraban era la “inversión inicial ofertada por el licitador sobre la cual se realizaría la aportación municipal de 150.000 euros referida”. Pues bien, la empresa adjudicataria ofertó “146.571 euros como inversión inicial”. De este modo el total, según la oferta presentada por la propia empresa y sumadas su aportación y la municipal, el coste de la obra alcanzaría 296.571 euros.

Sin embargo, el presupuesto que esa empresa presentaba al Ayuntamiento con fecha 28 de febrero de 2015 es de 150.000 euros IVA incluido. Es decir que la empresa no tendría que poner ni un céntimo en

la inversión inicial. Si esto fuera así, la empresa reformaría el edificio con el dinero municipal, y no tendría que pagar canon así que “negocio redondo”.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Un comentario

  1. Pingback: Imagina Burgos exige al Ayuntamiento que reclame certificaciones y facturas a la empresa que construye el Albergue de Juventud | Imagina Burgos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *