Imagina Burgos exige al Ayuntamiento que subsane ya las deficiencias de la obra de Construcciones Ortega en la avenida de Cantabria

El 14 agosto termina el periodo de garantía y existen graves fallos que quedarán sin ser resueltos si no se exige ya su arreglo

Imagina Burgos ha exigido esta mañana al Ayuntamiento de Burgos que se ponga remedio y se subsanen todos y cada uno de defectos reflejados en el ‘Informe sobre la Recepción de las obras de remodelación de la avenida de Cantabria’. Ha reclamado también que se compruebe y se remedie la solución adoptada de giro a la izquierda desde el carril de circulación interior hacia la calle Batalla de Villalar, por riesgo de colisiones por alcance.

Al mismo tiempo, que se compruebe y se remedie las señalizaciones de tráfico deficientes en todo el tramo de la avenida de Cantabria. Y dado que no se ha actuado en la glorieta Jorge Luis Borges, como estaba previsto, se reorganice el tráfico y la señalización horizontal eliminando los ceda el paso interiores, tal y como aconseja la normativa de tráfico.

Así lo ha exigido la concejala de Imagina Burgos Blanca Guinea en una rueda de prensa, así como también por medio de un escrito registrado en el Ayuntamiento.

El periodo de garantía tras la entrega de la obra de la avenida de Cantabria termina el 14 de agosto de este año, es decir, dentro de 10 días. En 10 días no se va a poder reclamar nada a Construcciones Ortega, fruto de la desidia y dejadez (intencionada o no) del Gobierno del alcalde Lacalle. “Un gobierno competente y consecuente debería pedir responsabilidades por todo lo ocurrido a la empresa que ejecuta la obra y exigir que se subsanen las deficiencias, errores y malas actuaciones en la remodelación de la Avenida Cantabria”, señala Guinea, quien acentúa que “se debería, además, penalizarla en próximas licitaciones”.

Según la edil, se trata de “una foto fija que ilustra a la perfección el rodillo de la mayoría del Partido Popular en el anterior mandato”. Es un “procedimiento habitual” en el ámbito de la concesión y ejecución de obras: “Ahogar a la competencia por un lado, y, por otro lado, aflojar la mano y hacer la vista gorda con los suyos”, ha denunciado.

La redacción del proyecto ya comenzó con “una decisión política de asignárselo a Prointec” por 35.000 euros, una práctica de “monopolio” en la redacción de proyectos que ha “ahogado a la competencia” y se debe a un “trato de favor”. Además, el concurso de licitación estuvo “marcado por los criterios subjetivos”, basados en la organización de las obras y programación del trabajo, algo que quedó en evidencia tras la finalización de la obra con cuatro meses de retraso, 72.000 euros de sobrecoste y la no actuación sobre la glorieta de Luis Borges que es la única de la ciudad que mantiene los cedas al paso interiores.

 

Informe de Fomento

La Gerencia de Fomento admitió la existencia de errores y omisiones en el proyecto. Estos errores se dividen cinco apartados que abarcan varias cuestiones: “el cierre del ecoparque municipal y la necesidad de transportar los escombros a un vertedero autorizado con precios más elevados; la falta de catas previas en la zona supone que, al levantar el pavimento, se encuentran en que no existe hormigón de base en las losas, hormigón que estaba previsto reutilizar y que, por lo tanto requiere que se realice una excavación más profunda y se hormigone la zona; el proyecto no contempla ni piezas especiales de fontanería necesarias para la ejecución de la obra, ni varios aspectos de la red de saneamiento ni la creación de un servicio de abastecimiento provisional de agua para los edificios colindantes; ni varias unidades de equipamiento urbano”.

 

Ley de Contratos

El resultado de estas deficiencias en el proyecto supone un aumento del presupuesto de 300.000 €. Como la Ley de Contratos limita en un 10% el aumento de presupuesto de las licitaciones públicas, se plantean dos posibles soluciones: o simplificar la ejecución de toda la obra en aspectos como mobiliario urbano y demás o reducir el ámbito de actuación. Se decide decantarse por la segunda opción, y de ahí que no se haya actuado sobre la glorieta Jorge Luis Borges, solución que va en contra del pliego de cláusulas administrativas por el que se sacó la obra a concurso y que se contempla en la sección de penalidades. Aun renunciando a ejecutar una parte del proyecto, se aumenta el presupuesto en 70.000 €.

En el momento de la recepción, se emite informe desde el Servicio de Vías públicas advirtiendo sobre varias cuestiones. En primer lugar, la ejecución de la obra no coincide con los planos finales presentados, poniendo como ejemplo que no se ejecuta un paso de cebra que permite el paso al Camino de Santiago. Advierte también que la empresa ha ocupado durante la ejecución un solar colindante al edificio de la Policía Nacional del que se desconoce que la empresa tenga permiso para su ocupación o que haya pagado las tasas correspondientes. Además, debido al tráfico pesado, se generan destrozos en la acera que da acceso al solar que a día de hoy no han sido arreglados.

 

Fuego bacteriano

También se advierte que la empresa ha elegido una especie concreta de árbol para la Avenida Cantabria que se prohíbe desde la Junta de Castilla y León por riesgo de contagio de una enfermedad conocida como fuego bacteriano, que además se prohíbe totalmente en vías de tráfico rodado por poder aumentar este riesgo de propagación. Aun a día de hoy están esperando que se entregue al Ayuntamiento un certificado realizado por un viverista autorizado de que la especie de árbol que han plantado en la Avenida Cantabria no es el que prohíbe la Junta de Castilla y León.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *