Imagina Burgos urge un plan de industrialización para Garoña y se congratula del cierre de la planta

Lo “fundamental” es dialogar con alcaldes y con la gente que vive en el entorno “para que sean ellos mismos los protagonistas de su futuro”, ha expresado Manjón

El portavoz  de Imagina Burgos en la Diputación Provincial de Burgos, Marco Antonio Manjón, se ha congratulado por el cierre definitivo de la central de Garoña, anunciado por el ministro de Industria, Álvaro Nadal, y ha exigido de la Administración central que priorice “ya” un plan de recuperación económica de la zona de influencia de la planta nuclear.

Es más que nunca “necesario y urgente” que todas las administraciones implicadas y Nuclenor “implementen cuanto antes” un plan de desmantelamiento de las instalaciones y que el coste “no repercuta en los bolsillos de la ciudadanía”, sino que sean las empresas que explotaban la central “quienes corran con los gastos” de desmontaje de la misma.

Por otro lado, la reindustrialización de la zona debe ser “de abajo hacia arriba”, contando con los pueblos, con las organizaciones de la zona y con todo el tejido social del entorno que facilite la implantación de industrias y fomente el turismo rural.

Para Manjón “no valen” planes que vengan estructurados desde los ministerios y que se concreten en proyectos que se acaban por perder, caso Plan Reindus, sino que lo “fundamental” es dialogar con alcaldes y con la gente que vive en el entorno “para que sean ellos mismos los protagonistas de su futuro”, ha expresado.

Perseverancia

El anuncio de cierre definitivo es “Un triunfo” de la perseverancia de la gente “que lleva décadas luchando” por un futuro mejor sin energía nuclear. El portavoz de la candidatura ciudadana en la Diputación  cree que ahora es el momento de “revertir” las políticas energéticas que se han implementado durante años, “amparadas por leyes que no benefician a la gente” y potenciar “las energías renovables”.

En este sentido, todas las inversiones que se lleven a cabo en esta zona “han de estar orientadas a este tipo de energías”.  Por otro lado, el cierre de Garoña de manera definitiva “ha de servir” para que el Gobierno se replantee que “otro tipo de energía” es posible. De hecho, la planta de Nuclenor lleva cinco años sin actividad “y ha quedado demostrado que se podía prescindir de la producción de Garoña” porque no ha supuesto una merma de producción en España.

Más diálogo

Imagina Burgos va a buscar a partir de ahora “fomentar el diálogo” y se ofrece como interlocutor con las administraciones públicas para que la zona del entorno de Valle de Tobalina no quede mermado.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *