Sentamos hoy las bases para trabajar con el tejido asociativo para elaborar unos presupuestos participativos

Unas cuentas en las que toda la ciudadanía participe convierten en transparente la gestión pública, son más eficaces y democráticas / Este modelo está funcionando ya exitosamente en otras muchas ciudades.

Formación sobre las bases para comenzar un proceso participativo

Cerca de cincuenta personas de diferentes colectivos de la ciudad y localidades de la provincia han participado este fin de semana en una jornada formativa para poner las bases de cómo trabajar en la elaboración de unos presupuestos participativos.

La principal idea sobre la que pivota esta iniciativa ciudadana es que cualquier entidad pública o institución política debe de ofrecer las mínimas garantías que permitan una participación de la gente que sean accesible, sencillas de entender y lo más importante, que estas decisiones sean vinculantes.

En el conjunto del país son cerca de 20 las ciudades, muchas de ellas capitales de provincia –en Castilla y León, Valladolid- las que ya operan con este tipo de participación; y lo más importante, de cualquier color político.

La jornada ha contado con la presencia de Red Cimas, profesionales del área de las ciencias sociales, personas formadas en distintas disciplinas comprometidas activamente con nuestro entorno social y político, en el que intervenimos con criterios de diversidad, inclusividad, creatividad y cooperación.

Puesta en común de los talleres prácticos. Uso  de herramientas metodológicas sencillas.

Este curso sirve para empezar a creer en que las cuentas de las instituciones deben estar gestionadas por la gente en un proceso inverso al actual. Es la ciudadanía, organizada a través de un procedimiento estructurado y tomando como base la división en distritos y la fuerza de las asociaciones, quien plantea a los gobernantes la necesidad de gastar en aquello que se entiende como prioritario.

Las conclusiones de la jornada se recogerán en un documento que servirá como base para los primeros trabajos en esta línea. Imagina quiere extender a toda la ciudadanía esta necesidad y que parta desde las organizaciones que se da el pueblo para trabajar, siempre desde la base.

Ha quedado demostrado en la jornada que la ciudad de Burgos cuenta con la base imprescindible y las estructuras organizativas para iniciar un proceso de presupuestos participativos. Ahora bien, no sólo hacen falta esos mimbres, también es necesaria la implicación política que los implemente.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *