Imagina reclama al Pleno para que obligue a la Junta a financiar el llamado ‘convenio de las goteras’

Imagina Burgos aboga por un estado laico, en el que cada agrupación religiosa asuma el costo de los servicios religiosos que presta a sus seguidores y seguidoras / Exigirá que la simbología religiosa sea retirada de todas las dependencias pertenecientes a las instituciones públicas.

Imagina Burgos instará al Pleno de la Diputación a que “de manera urgente” reclame a la Junta de Castilla y León “para que aporte en la misma medida que la Diputación de Burgos la cantidad de 400.000 euros al plan para financiar las obras de reparación de las cubiertas de los templos de la provincia, conocido como ‘Convenio de las Goteras’”.

Además, desde la candidatura de unidad popular se reclama que cada agrupación religiosa asuma el costo de los servicios religiosos que presta a sus seguidores y seguidoras. Y exigirá que la simbología religiosa sea retirada de todas las dependencias pertenecientes a las instituciones públicas.

Una postura, ha indicado Marco Antonio Manjón que “no nos impide reconocer la necesidad que tenemos de preservar nuestro patrimonio cultural allí donde esté, incluido el religioso”.
Reconoce “la necesidad de que desde las instituciones se invierta el esfuerzo necesario para mantener nuestro patrimonio rural para que sobreviva al deterioro del tiempo y a la escasez de medios de los que en ese entorno se dispone”, explicó en rueda de prensa.

Y es que los pueblos “no serían lo que son sin estos edificios. Son parte de la historia de nuestros pueblos y es por eso que reconocemos que su conservación es una responsabilidad fundamental”.

Los datos que maneja el Arzobispado de Burgos, y que cada año reitera, son que “uno de cada diez templos de la provincia de Burgos se encuentra en una situación de ruina”. Esto es lo mismo que decir literalmente que unas 140 iglesias y ermitas de la provincia se caen, si nadie lo remedia, o ya se han caído.
La semana pasada, el Arzobispado de Burgos apelaba a la “solidaridad” para financiar las obras de reparación de las cubiertas de los templos de la provincia. Unos fondos que completarán la aportación de la Diócesis al conocido como el ‘Convenio de las goteras’ que cofinancian la Iglesia (con 200.000 euros) y la Diputación Provincial con 400.000.

Obligación
Sin embargo en este convenio quien debía de participar y financiar las obras “es la Junta de Castilla y León, ausente desde 2010 en esta materia”, denunció Manjón.

En la vida del convenio, más diez años, se ha intervenido en unas 600 iglesias. Esto suponer llegar a la mitad del total del patrimonio de la diócesis que cuenta con 1.100 templos parroquiales y unas 425 ermitas. Con buen criterio también participan en las recuperaciones de los templos los ayuntamientos, o los fieles, que corren con un 20% de las obras. Sólo en 2014 se presentaron 129 solicitudes y se concedieron 34 subvenciones.

Imagina Burgos considera imprescindible el mantenimiento y cuidado de todo el patrimonio urbanístico y cultural de la Provincia, como en el caso que nos ocupa, también el mantenimiento y conservación de las iglesias del medio rural.

Pero Imagina Burgos denuncia que el mantenimiento de este patrimonio, en cuanto a instituciones, no es competencia de la Diputación, es competencia de la Junta de Castilla y León. Y curiosamente es la Junta la administración ausente, desde hace varios años, en la firma de estos acuerdos entre la Iglesia y las administraciones públicas, generándose una dejación de funciones por parte de la Junta de Castilla y León, “que no podemos dejar de destacar y de denunciar”.

La moción que lleva Imagina a Pleno la fundamenta en que la Ley 12/2002, de 11 de julio de Patrimonio Cultural de Castilla y León obliga al Gobierno de la Junta, “y es muy clara en este sentido”, a proteger y mantener todos los bienes de cualquier naturaleza y las manifestaciones de la actividad humana que, por sus valores, sirven como testimonio y fuente de conocimiento de la Historia y de la civilización; algo, debido a su singularidad y riqueza, que es un valor esencial de la identidad de la Comunidad Autónoma. Así lo dice la Ley en su Título Preliminar.

Además, apunta Majón que en virtud de lo dispuesto en el artículo 149.1 de la Constitución Española, la Comunidad de Castilla y León es titular, con carácter exclusivo y según su Estatuto de Autonomía, de competencias en materia de patrimonio histórico, artístico, monumental, arqueológico, arquitectónico y científico. Le corresponden por ello las potestades legislativa y reglamentaria, así como la función ejecutiva, incluida la inspección, en todo lo referente a dichas materias que sea de interés para la Comunidad y no se encuentre reservado al Estado. Y en este caso del convenio de reparación de cubiertas, la Junta hace dejación de sus funciones en materia económica.

Asistencia religiosa
Manjón ha informado también de que en la comisión de Hacienda, Contratación de 6 de agosto se informó del pago de 100.000 euros para abonar los servicios de capellán en las residencias asistenciales, que en su día se llevará a informar al de 4 de septiembre. Desde Imagina Burgos se subraya que cada agrupación religiosa asuma el costo de los servicios religiosos que presta a sus seguidores y seguidoras y que toda la simbología religiosa debe ser retirada de todas las dependencias pertenecientes a las Instituciones Públicas.

Pero a falta de esto, lo primero, desde Imagina Burgos, es “incidir en la necesidad imperiosa de regeneración y modernización de la Diputación. Por lo que considera “incoherente y antidemocrático2, el procedimiento de ordenar el pago de esta partida “mediante decreto presidencial” sin someterlo a la aprobación del Pleno.
Por otro lado, desde Imagina Burgos, se destaca que el Estado es “aconfesional” y por lo tanto todas y todos los españoles “tienen derecho constitucional a ser tratados por igual sin diferencias por motivos religioso, entre otros”.

Por ello, la Diputación Provincial “debe abrir la oportunidad de este servicio de capellanía en sus residencias de ancianos con igualdad de condiciones y de oportunidades para todas las religiones reconocidas como oficiales por el Estado”.

FacebooktwitterFacebooktwitter

2 comentarios

  1. Ser laico, no debería presuponer jamás, el abandono de “MONUMENTOS” en riesgo. Aunque pertenezcan a la Iglesia. Eso sería ser brutos, salvajes, incultos, insensibles… Porque… Y Atapuerca ¿Sí?

  2. Así que con dinero público volvemos a pagar a la iglesia? pero vamos a ver de quien son los templos? me parece estupendo que se quieran preservar por patrimonio, pero si la iglesia no se puede hacer cargo que los done a los municipios y sean propiedad de los aytos. No recordamos como nos cobran entrada para ver la catedral de Burgos?
    Y cuando hay q arreglarla nos piden dinero la iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *