JUEZ Y PARTE.

Nota sobre las declaraciones del Presidente del TSJ de CyL / ¿No ha llegado ya el momento de abordar la sustitución de este alto cargo, que debiera caracterizarse por su objetividad, máxime en momentos tan delicados como el actual?.

Ante las nuevas y bastante alarmistas declaraciones del, no lo olvidemos, Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León, importante cargo institucional, que debiera caracterizarse por su templanza y por su objetividad, desde Imagina Burgos queremos hacer llegar a la opinión pública las siguientes consideraciones:

– Tales manifestaciones nos parece que responden más a un posicionamiento ideológico, claramente reaccionario, que a argumentos jurídicos objetivos, como el propio Presidente del Poder Judicial, Sr. Lesmes, acaba de confirmar. En dichas declaraciones, recordamos, afirmaba que «El Gobierno está utilizando la paralización del país para fines distintos de salvar a la población del coronavirus». No acompaña tal afirmación con un claro argumentario, fundamentado en interpretaciones legales y, además, para más inri, coincide en el tiempo y en la tendencia con la artificial «oleada» de indignación que desde los sectores más extremistas de la derecha están intentando difundir. No hace falta que nos extendamos en exceso al respecto, pero todas y todos tenemos en la cabeza las “pijomanifas” del Barrio de Salamanca, la protesta promovida por Vox para finales de mes… Ahí es donde debemos situar la salida a la palestra de nuestro contumaz Concepción.

– ¿Por qué le clasificamos así? Está claro, aquellas/os que hemos seguido un poco su trayectoria conocemos varias actuaciones y declaraciones que ahondan en su ubicación en esos sectores más ultras: pese a llevar varios lustros – o igual por ello, pues se siente intocable – no tiene ninguna cortapisa en realizar con cierta perioricidad manifestaciones públicas muy llamativas y tremendamente controvertidas como cuando a raíz del traslado de la momia del dictador Franco, no tuvo reparo en manifestarse, no solo contrario a ese acto de lógica en un estado democrático, avalado por los Tribunales correspondidos, sino que, pese a su cargo institucional, dejó entrever su cercanía y simpatía al sanguinario régimen que encarnaba. O como, y de esto hace algún tiempo más, tampoco le dolieron  prendas para, en un articulillo publicado en una revista de la Asociación de Antiguos Alumnos Maristas (entendemos que él lo es, en su ciudad natal, Segovia), afirmaba que en la España actual, democrática, la Iglesia católica y sus integrantes padecen una pérfida persecución por parte de las instituciones.

Con estas pinceladas, creemos que queda perfectamente retratado el personaje y su posicionamiento tan escorado hacia posturas muy ultras. Por ello, pensamos que ya ha llegado el momento en que se produzca una necesaria sustitución en el alto cargo que ocupa,  pues además el periodo de ejercicio del mismo ya está prácticamente vencido, después de varias prórrogas.

 

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *