Karen González

 GonzálezKaren

Biografía

Soy Karen González García, Graduada en Biotecnología (2013) y Diplomada en Fisioterapia (2008) por la Universidad de Oviedo. Actualmente curso el Máster de Formación del Profesorado en la Universidad de Burgos.

Nací hace 27 años en Burgos, donde viví hasta los 18, cuando me fui a estudiar a Oviedo ya que aquí en Burgos no ofertaban la carrera que me gustaba. Salir de Burgos me posibilitó madurar más rápidamente que de haberme quedado en la ciudad, puesto que tuve que convivir con gente muy diversa y diferente a mí y aprender a ser más tolerante, entre otras. Creo que todo lo que viví fuera de casa forjó mi carácter y mi personalidad, me hizo madurar y sobre todo me hizo evolucionar.

Después de acabar la carrera de Fisioterapia, y tras trabajar en España durante varios meses sin contrato, estuve trabajando en Francia durante 9 meses. También he pasado dos años viviendo en México, el primero de ellos estudiando y el segundo entre trabajando y buscando trabajo. Estas experiencias vitales fuera del país me han ayudado a abrir la mente, así como a comprender otras realidades diferentes y a tomar una actitud más activa en cuanto al cambio que quiero en el mundo.

Además de mi formación académica, desde pequeña he practicado distintos deportes, como tenis, atletismo y fútbol (de forma federada). Considero que el deporte enseña muchos aspectos que luego se pueden trasladar a la vida, y en parte algunos de ellos han contribuido a desarrollar mi forma de ser.

Siempre me ha interesado la política, pero desde el movimiento del 15-M me he sentido mucho más identificada con ella, y he sentido que respondían a mis pensamientos y actitudes. Considero que estamos viviendo un momento de cambio político, en el que es fundamental que todos los ciudadanos nos involucremos para lograr, de una vez, devolver la democracia al pueblo.

Motivación

Democracia, etimológicamente, “gobierno del pueblo”. Y, sin embargo, me queda tan lejano el término como la misma Grecia. Muchos políticos han desvirtuado hasta tal punto el término, que ahora parece desgastado y vacío de significado. Eso es algo que, personalmente, quiero cambiar. Que los jóvenes queremos cambiar. Que los ciudadanos queremos cambiar. Y que podemos lograr.

En nuestra ciudad, en particular, hemos visto cómo el caciquismo de los mismos de siempre se veía beneficiado económicamente por los políticos-marionetas de turno que tan solo movían la boca al compás de lo que los primeros les manejaban. Cierto es que la gente consiguió que no se hiciera el Bulevar de Gamonal, que España entera conociera de los tejemanejes que aquí se llevaban (y se llevan) a cabo, pero eso no evitó la obra de la plaza de toros. Como ejemplo.

Y ya está bien. Queremos otro Burgos, uno donde los jóvenes no tengan que irse por obligación a trabajar. Uno donde las opiniones de los ciudadanos cuenten no solo en año de elecciones. Uno donde todos rememos en el mismo sentido, no en el de los intereses personales, sino en el del bien común de la ciudadanía, con la sociedad como prioridad inmediata.

Redes sociales

Blog: depaseoconfrida.blogspot.mx

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *