La Diputación impulsará las prácticas en economía social y agroecológicas a petición nuestra

Los cuatro grupos representados en la Diputación han dado el visto bueno a la proposición presentada por Imagina Burgos en la que solicitábamos a la Institución que desarrolle planes formativos “sobre prácticas agroecológicas”, creación y manejo de cooperativas y “entidades de la economía social y solidaria” que incluyan todos los procesos, desde los cultivos hasta la llegada al mercado final.

Apostamos por que dentro de las líneas financieras y de subvenciones, se ha de priorizar el apoyo a las iniciativas de producción ecológica y de proximidad o de transición de la agricultura convencional a la ecológica. Así lo ha defendido el portavoz de Imagina, Marco Antonio Manjón.

Al mismo tiempo, la Diputación en Pleno ha decidido, apuntado en la parte propositiva de la moción de Imagina, “impulsar los mercados de venta directa, ferias y otras fórmulas de comercialización de alimentos de proximidad, ecológicos y de comercio justo”.  Y dar a conocer y promocionar los mercados comarcales y locales “con la publicación de su periodicidad”, ha defendido la candidatura ciudadana.

Además, se comprometen a que la Diputación impulse la creación de una página web y/o publicación sobre productos ecológicos que facilite información y ayude a caminar hacia el consumo de estos productos.
La idea del grupo provincial es que este tipo de iniciativas garanticen “el freno a la despoblación” dado que está en manos de las administraciones “priorizar las políticas que ayuden a que vivan más personas en el medio rural”. Y todo ello a partir de la dinamización del tejido económico en el sector primario (agrícola, silvícola y ganadero) y de las industrias derivadas de ello, con criterios agroecológicos y de economía social y solidaria.

Denuncia al sistema

Como expresamos en su moción, hasta nuestros días, el sistema agroindustrial ha estado orientado al negocio de las grandes empresas y de las multinacionales. Este sistema no está cumpliendo con los objetivos de proporcionar alimentos a toda la población, preservar los recursos naturales y mantener un medio rural vivo. Al contrario, la brecha alimentaria sigue creciendo. Como muestra, en España más de un millón de personas pasan hambre, más de ocho millones están en el umbral de la pobreza; y uno de cada cuatro niños sufre subnutrición.

La práctica de estas políticas han dado como resultado por un lado un imparable acoso a la población activa agrícola, como fruto de la imposición de un modelo agroindustrial que expulsa a las agricultoras y agricultores de nuestras tierras, el empobrecimiento vertiginoso de la biodiversidad de los ecosistemas agrarios propiciada por la intensificación de la producción agraria, la contaminación debida al uso indiscriminado de biocidas y la generalización de prácticas agrarias agresivas; y por otro el abandono del medio rural tras un sistemático desmantelamiento de los servicios públicos y universales.

Muchas familias que tienen tierras en los pueblos ya se han planteado volver porque el campo sigue siendo productivo, a pesar de todo. Y por eso las administraciones están obligadas a cooperar para facilitar las condiciones de acceso a la tierra y al trabajo.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *