La “mala gestión” del PP avoca al Ayuntamiento al Plan Económico Financiero y a la tutela de la Junta de Castilla y León

La Administración regional ha de aprobar el plan del Ayuntamiento de Burgos en una intervención “a la griega” de las cuentas de la ciudadanía

La “mala gestión” del PP ha avocado al Ayuntamiento de Burgos a tener un plan económico financiero y a ser tutelado por la Junta de Castilla y León con la consiguiente pérdida de autonomía de maniobra financiera. El portavoz de Imagina Burgos, Raúl Salinero recordó que un plan económico financiero es el “resultado de una mala gestión” y se llega por varios factores.

Los factores, entre otros, que apunta Imagina es que el Ayuntamiento no paga en plazo; que se ha duplicado la deuda de la cuenta 413, un cajón de sastre que ha engordado de 4 a 9 millones de euros; y sobre todo la deuda del consorcio del Desvío.

Una parte de ella, 47 millones, ha de sumarse a la deuda viva del Ayuntamiento. Salinero ha denunciado que hasta febrero de 2017, “el PP no asumía que esa deuda iba a computar” y al final, el resultado es un plan económico financiero de dos años y una intervención “a la griega” de la Junta de Castilla y León

Es lógico pedir, para Salinero, responsabilidad al PP porque tardaron ocho meses en enterarse y deslegitimaron los informes que decían que sería imputable.

Ha tenido que llegar el hermano mayor para hacer las cuentas porque el equipo de  Gobierno es incapaz y anunciaba que no habrá inversiones sostenibles en dos años y no se podrán completar las cifras. Lo único bueno es que la cantidad que se iba a invertir a través de crédito se hará a través de parte de los remanentes.

La candidatura ciudadana realizaba esta misma semana un planteamiento novedoso al equipo de Gobierno para incorporar  inversiones en los barrios y aumento del gasto social y creación de puestos de empleo, mientras que el PSOE planteó el pacto de votar a favor de su planteamiento vinculado a las distribuciones de “los asientos” en los Distritos.

Propuesta sin escuchar

La propuesta de la candidatura ciudadana para abstenerse era destinar dos millones de euros para elaborar unos presupuestos participativos; garantizar que en 2018 el 10% del presupuesto municipal vaya a políticas sociales, con un incremento de dos millones de euros, destinados a políticas concretas y no a gasto corriente; recuperar patrimonio municipal y la realización de  inversiones en labores de mantenimiento de instalaciones como las piscinas de El Plantío, Pallafría, la cubierta del de bomberos, mejoras en el Centro de Creación La Parrala, el polideportivo Carlos Serna y los centros municipales de barrio.

Una tercera condición radicaba en dotar al Ayuntamiento con políticas de personal que palien las deficiencias en las áreas de Intervención, Obras y Servicios, son algunas de las sugerencias que candidatura ciudadana ha planteado al equipo de Gobierno de cara a un apoyo en forma de abstención al Plan Económico Financiero.

En contra también ha votado Ciudadanos; su portavoz, Gloria Bañeres, recordó que el Ayuntamiento ha llegado a este punto incumplir la regla de gasto y “el Ayuntamiento se vio obligado a incluir en la deuda del Consorcio”.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *