La solución intermedia de Lacalle para el Archivo Municipal supone un despilfarro por irresponsabilidad del PP

El Ayuntamiento correrá con un gasto ‘extra’ para acondicionar y almacenar en un local de Villafría la documentación que no puede acoger el actual archivo / Parte de la parcela contigua a Castilfalé sigue en manos privadas.

Palacio-Castilfalé

 El coste económico que supondrá para el Ayuntamiento de Burgos la “solución intermedia” para solucionar el problema del Archivo Municipal supondrá “un despilfarro” de fondos públicos ya que el Consistorio deberá asumir el alquiler de una nave en Villafría y su acondicionamiento previo.

Imagina Burgos recrimina al alcalde de Burgos, Javier Lacalle, que haya dejado “pasar el tiempo” con esta obra que es “primordial” para la ciudad ya que el actual archivo se queda pequeño. El edil  de la candidatura ciudadana Javier Gil entiende que el alcalde tiene “las prioridades cambiadas” y que prefiere gastar en obras faraónicas antes que “intervenir en el patrimonio cultural e histórico”.

El solar que servirá para ampliar Castilfalé está dividido en cinco parcelas de las que sólo dos son propiedad del Ayuntamiento. El Consistorio ya intentó llegar a acuerdos con los propietarios pero nunca llegaron a acuerdos con todos los dueños. El nuevo PGOU cambió la consideración de este suelo como Sistema General para poder llegar a un acuerdo para la expropiación. “Han tardado siete años en cambiar la categoría del suelo” y si se hubiera hecho esto en su día “ya tendríamos archivo”, señala Javier Gil.

Llevaría un tiempo, más o menos dilatado, por el proceso que se necesita implementar. Además se deberá articular una partida presupuestaria, o pagar a través de permutas, con lo que aún se demoraría más en el tiempo. Esto supondrá  que el Ayuntamiento seguiría soportando la carga del alquiler de la lonja de Villafría.

Situación crítica

Ya en el verano de 2014, la directora del Archivo, Milagros Moratinos alertaba de que la “situación es crítica”, antes de destacar la necesidad de ampliar el espacio mediante la adaptación de otros locales o edificios de la ciudad que completen las actuales dependencias del Ayuntamiento de Burgos y el Palacio de Castilfalé, sede central del archivo.

En marzo de este año, alumnos de la Universidad de Navarra realizaron un proyecto de actuación sobre la ampliación de Castilfalé. El programa de necesidades que se planteaba era ampliar las actuales instalaciones del Archivo Municipal, tanto para sus labores propias de custodia y conservación, como para las de difusión e investigación. El Palacio no era objeto de proyecto, salvo la conexión con la ampliación. Los 1.700 metros cuadrados de ampliación planteaban intervenciones intermedias, desde atrevidas propuestas hasta otras más clásicas

Zona protegida

Hay que tener en cuenta que se trata de una zona especialmente protegida. Por las inmediaciones transcurre el Camino de Santiago,  se ubica frente a la Catedral y está dentro de la zona protegida o de amortiguación del Patrimonio de la Humanidad. Por otro lado, todas estas actuaciones llevan  mucho retraso porque desde el equipo de Gobierno no son han sido capaces de gestionarlo con eficiencia. Además, tras conocer el espacio público, es posible que la parcela y el inmueble a construir en ella se queden ya pequeños antes de iniciar el proyecto.

Por otro lado, ese “archivo intermedio”  estaba incluido ya en un informe del gerente de 4 de marzo para que fuera incluido dentro de las obras financieramente sostenibles. ¿Tan ocupados estaban el concejal Fernando Gómez y el alcalde Lacalle en la “promoción de la ciudad” que se olvidaron de gestionar la obra de Castilfalé? ¿Qué han hecho desde el informe del 4 de marzo para buscar esa sede intermedia?”, nos preguntamos.

Lugar histórico

El Archivo Municipal de Burgos se ubica en el Palacio de Castilfalé, una edificación renacentista del siglo  XVI que se recuperó a mediados de los años 80 con el propósito de alojar material de archivo de propiedad municipal y procedente de donaciones privadas. Se sitúa en la calle Fernán González, frente a la Puerta de Coronería de la Catedral de Burgos por donde discurre el camino de Santiago. Tras pasar por varios propietarios, los Condes de Castilfalé donaron en 1969 el edificio y parte de su contenido al Ayuntamiento de Burgos. Después de las obras de rehabilitación y restauración de los ochenta mantiene parte del estado original y aloja el citado archivo, salas de consulta y de trabajo, hasta nuestros días.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *