Marco Antonio Manjón

ManjónMarcoA

Biografía

Soy Marco Antonio Manjón Martínez, candidato a las elecciones primarias de la Candidatura Ciudadana Imagina Burgos para el Ayuntamiento. 

Hijo de una familia de agricultores, nací hace 57 años en Ayoluengo de la Lora, un pueblo al norte de la provincia de Burgos.

Allí, entre gentes tan rudas, aprendí a amar la política participativa y asamblearia de sus Concejos locales, sistema con más de mil años de historia, que demuestra que esa forma de hacer política participativa es posible. 

Pero, desde los 10 años, salvo los largos periodos vacacionales, he vivido, estudiado y trabajado la mayor parte de mi vida en la ciudad de Burgos, ciudad a la que me siento ligado física, familiar y emocionalmente. ¡Vamos, que me siento orgulloso de ser burgalés! 

He cursado estudios de magisterio en Burgos (por la Universidad de Valladolid), que he completado con una especialidad como psicoterapeuta (por la Universidad Complutense). 

Me autodefino como cristiano de base, seducido por el mensaje evangélico de la figura de Jesús, por su posicionamiento del lado de las gentes necesitadas frente al poder institucional político y religioso de la época, con mensajes tan rotundos como “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, “no quieras para los demás lo que no quieres para ti”, “tuve hambre y…”. Aunque no me identifico con el sistema religioso institucional actual. Me podría autodefinir como un “iluso de la utopía”, algo que no puedo remediar. 

Me declaré objetor de conciencia al servicio militar a los veintiún años ante la imposición de un sistema que obligaba a todos los jóvenes españoles, por aquel entonces, a someterse a la experiencia de “la mili” en un ejército de reemplazos, que nos adiestraba en el sometimiento al sistema de forma impositiva. Me libró de ir a prisión la orden del General Gutiérrez Mellado, que me insertó en el “limbo de un permiso indefinido”, que duró hasta la aprobación de la Ley de Objeción de Conciencia.

Consecuentemente me involucré durante muchos años en organizaciones con un marcado carácter de compromiso y lucha social mediante técnicas de desobediencia civil no violentas. Llegué a formar parte de la junta directiva de la rama española del Movimiento Internacional de Reconciliación. Organización que ha integrado a hombres y mujeres ilustres que han destacado por su lucha por los derechos civiles en el ámbito internacional. 

Realicé un servicio civil alternativo personal y contribuí a la puesta en marcha de una asociación dedicada a la ayuda a drogodependientes. 

También, durante diez años, participé, junto con mi familia, en el desarrollo de una experiencia de socialización de bienes y cooperativismo. Experiencia que, reconozco, ha sido la que “mejor sabor de boca” me ha dejado hasta ahora en mi vida. 

Posteriormente, a nivel profesional, siempre como autónomo, he desarrollado distintos proyectos empresariales. El más duradero, alrededor de veinte años, hasta que lo vendí, fue una distribuidora de material didáctico. 

También he participado en experiencias empresariales relacionadas con el mundo de las energías renovables, campo en el que, por el momento, aún desarrollo mi actividad profesional. 

A nivel político me decepcionó, casi desde su inicio, el sistema democrático del 78, al que comencé a llamar “partidocrático”, negándome a participar activamente en él. 

Colaboré activamente en el movimiento 15M, en la plataforma Democracia Real Ya en Burgos, en la que ejercí funciones de portavoz con otras personas. 

Posteriormente participé en la formación y apoyo a otras plataformas dedicadas a la defensa de los derechos constitucionales de la ciudadanía.

La experiencia vivida como participante en el apartado de ruegos y preguntas de varios Plenos del Ayuntamiento de Burgos, y, ante la sensación de impotencia que sentí ante la indiferencia que suscitábamos en las personas concejales, me empujó a decidir que era mi obligación como ciudadano comprometerme en la política activa de base para trabajar por una regeneración democrática más participativa. Como consecuencia de ello estoy aquí ahora.

Motivación

Siempre nos han querido hacer creer, en este país, que los ciudadanos y ciudadanas, salvo votar cada cuatro años a una de las pocas opciones que nos presentan en unas cuantas listas cerradas, no podemos hacer nada, salvo criticar las decisiones de las y los políticos desde la barra de un bar o durante la sobremesa de nuestras comidas familiares ¡Y, eso no es verdad! 

¡Basta ya de que manipulen nuestros derechos y nuestra capacidad de decisión como ciudadanía!

Que demos esa creencia por supuesta es la mentira que quieren que nos traguemos para manipularnos, para que dejemos a los intereses creados de siempre unas posibilidades de maniobra que no les corresponde y que tienen que llegar a su fin de una vez por todas ya, porque la fuerza de las personas concienciadas puede poner fin a la manipulación política de la que somos objeto. 

Quieren que demos por supuesto que la actividad política en democracia solo es posible ejercida en el seno de los partidos políticos tradicionales tal y como están organizados, donde la opinión de la ciudadanía es irrelevante. ¡Pero, no nos podemos permitir dar esa mentira por supuesta! Ha llegado la hora de desenmascarar esa farsa y plantearnos las alternativas posibles, más democráticas, participativas y justas. 

Ha sido llegar a esta convicción lo que, desde hace años ya, me ha impulsado a pensar que otro tipo de organización política, que abra las puestas a una participación ciudadana más intensa y real, es posible. 

Fruto de este proceso de pensamiento personal, creer en la existencia de otro tipo de organización política más participativa y justa es posible, ha sido la razón que me ha motivado para participar en esta aventura política. Para ello ofrezco mi aportación y disponibilidad porque creo que sí puede funcionar y organizarse esta candidatura popular a la que hemos llamado “Imagina Burgos” en nuestra ciudad, que contribuya a aportar una nueva dimensión que se pueda considerar verdaderamente más democrática. Espero que abramos un debate ciudadano que estimule la inteligencia de las personas, que estimule la imaginación de la sociedad, que nos permita dar los necesarios pasos para que la búsqueda de una dimensión política que invite y motive a la participación y al compromiso a quienes consideren que la participación política activa es posible.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *