Oposición a la creación de un cuerpo específico de Agentes de Movilidad y demanda de mejora del servicio.

AgentesMovilidad

Esta mañana se ha registrado en el Ayuntamiento de Burgos la postura de esta candidatura ciudadana ante la posible creación de un cuerpo específico de Agentes de Movilidad para la regulación del tráfico, diferente de la Policía Local.

El mantenimiento de una adecuada convivencia en la ciudad es indispensable para una sociedad habitable. Es necesaria la existencia de profesionales suficientemente preparados para mantener la seguridad, hacer cumplir las normativas, mediar en primera instancia en conflictos y atender a víctimas de infortunios.

La disciplina viaria y el control de la circulación no deberían minusvalorarse respecto al resto de tareas de la Policía Local. El cumplimiento de las normas de circulación resulta imprescindible para reducir los siniestros, así como para asegurar que todas las personas pueden desplazarse y usar el espacio público en las mejores condiciones.

Burgos cuenta con su Policía Local como principal actor en esta tarea, complementado en eventos o emergencias por Protección Civil. También se dispone de los controladores de la zona azul.
La Policía Local tiene la capacidad suficiente para garantizar la disciplina viaria en la ciudad de Burgos, con la ventaja de que sus miembros, a la vez que realizan esa tarea, están capacitados para otras igualmente útiles para la sociedad. El Equipo de Gobierno está obligado a facilitar a ese cuerpo los recursos necesarios, para desempeñar esas tareas con criterios de eficacia, eficiencia y economía.

La creación de un cuerpo de Agentes de Movilidad parece inadecuada en una ciudad del tamaño de Burgos, donde, salvo situaciones puntuales (eventos, grandes aglomeraciones en el Centro durante el periodo navideño, etc.) no se requiere la regulación de tráfico, y donde la Policía Local, debidamente organizada, puede asumir esta función, así como la de disciplina viaria.

Hay que señalar que el eventual ahorro procedería de unas retribuciones menores de los Agentes de Movilidad frente a los miembros de la Policía Local, por lo que se crearía un empleo de escasa calidad. Además, sería introducir un nuevo equipo que se añadiría al de vigilancia de la zona azul. De hecho, resultaría mucho más útil que el Ayuntamiento asumiera la gestión del estacionamiento regulado y sus controladores pasaran al control y vigilancia de la circulación.

Los Agentes de Movilidad carecerían de recursos y capacidad para actuar ante hechos delictivos como sí tiene la Policía Local. Además, deberían contar con medios propios, uniformes, flota, así como instalaciones específicas. Un gasto que sobrepasaría el pretendido ahorro obtenido como menores retribuciones.

En resumen, sostenemos que el Ayuntamiento de Burgos debe dotar a la Policía Local de los recursos suficientes. La creación de un cuerpo específico para seguridad y movilidad carece de sentido, salvo que se haga a partir de la municipalización del estacionamiento regulado.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *