PP y PSOE entregan la ciudad a los bancos e Imagina reclama una comisión de investigación sobre la deuda del Desvío

consorcioSale adelante el nuevo convenio para la reestructuración de la deuda del Consorcio del Desvío Ferroviario basado en el acuerdo con CaixaBank, Ibercaja y Dexia con el voto de calidad del alcalde tras un triple empate a 9

El voto de calidad del alcalde, Javier Lacalle, ha servido para aprobar el convenio entre Ayuntamiento y el Consorcio que establece la reestructuración la deuda del ente.  Hemos reclamado en el Pleno de hoy que “se investigue” a través de la creación de una comisión todo el proceso de trabajo y las decisiones que se han tomado a lo largo de los años en relación a la deuda del desvío desde su primitiva redacción hasta nuestros días. El PSOE en voz de su portavoz, Daniel de la Rosa, ha apoyado la petición del portavoz de la candidatura ciudadana, Raúl Salinero, ya que segura que “nada tiene que ocultar”.

Salinero también ha acusado al alcalde, Javier Lacalle, de poner a la ciudad ante la dicotomía de aceptar “el caos o algo malo”; con ello, lo que “ha hecho es entregar la ciudad a los bancos”. Y es que la postura “entreguista” de Lacalle ante las entidades financieras coloca a las ciudadanas y ciudadanos de Burgos ante una “situación límite” por el “nulo compromiso” de los bancos con Burgos.

consorcioTambién se ha referido al sobrecoste “incierto” del desvío basado en un convenio firmado por el PP a finales de los años 90 por el cual la ciudad debería asumir el exceso de inversión y gasto por sacar las vías del centro de la ciudad. Un convenio con Fomento que está íntimamente ligado al Consorcio.

Hemos manifestado varias veces que es cierto que la ciudad tiene que llegar a un acuerdo con las entidades financieras y ese acuerdo debería estar recogido en dos partes. Teniendo en cuenta que los intereses que nos proponen es el 1%+Euribor, y es bueno, propusimos los dos ejes:

Por un lado, establecer un periodo de carencia en el pago de intereses, al menos en los primeros años, negociando el pago del principal. Eso permitiría no pagar intereses al principio y que la deuda no vaya creciendo, lo que proporcionará a la ciudad un respiro financiero.

Por otro lado, el convenio estaba sujeto al plan de ventas (se supone que en 15 años se debían vender todos los terrenos). Planteábamos un sistema para que, en periodos de uno o dos años en los que se contemplaba vender una cifra concreta de terreno y no se alcance la cifra, se pueda ir a la figura de dación. No sería quizá del cien por cien, pero sí al menos de una parte a negociar.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *