Propondremos al Pleno que se elabore un programa que lleve a los pueblos a llegar al objetivo ‘vertido cero’

Los objetivos prioritarios del trabajo a realizar en los próximos años son la reducción, reutilización, reciclado y otro tipo de valorización de las basuras, descartando la incineración

El grupo provincial de Imagina Burgos va a proponer al Pleno del viernes que la Diputación de Burgos elabore con los municipios de la provincia un programa de gestión de residuos que fije como objetivo el vertido cero en el año 2030 y los intermedios de reducción, preparación para la reutilización, reciclado y otro tipo de valorización. Y que en todo caso, se descarte la incineración en cualquiera de las fases de transición hasta llegar a los objetivos previstos.

El portavoz de Imagina Burgos, Marco Antonio Manjón ha explicado que los residuos generados por la actividad humana constituyen un”grave problema y  con proporciones críticas para la conservación del medio ambiente”. La sociedad vive en la economía basada en el consumo y la cultura del usar y tirar. Es una economía “lineal: Extraemos recursos de la naturaleza, los transformamos, los usamos en algunos casos durante un breve tiempo y enterramos en un vertedero como residuos lo que constituye un derroche de recursos sin precedentes”.

Manjón subraya que la actual gestión está basada en esos criterios de economía lineal con crecimiento continuo no es sostenible”, pues los recursos naturales son limitados.  El derroche de recursos  es un acto de insolidaridad con otros países y con las generaciones venideras.

Norma europea

El portavoz de la candidatura ciudadana apunta que en este contexto, el Parlamento Europeo ha aprobado medidas para pedir a la Comisión Europea que ponga en marcha la llamada “economía circular”, que en materia de residuos consiste en “considerar estos como materias primas de nuevos procesos productivos evitando el vertido”.

Los objetivos que ha marcado es que en el año 2030, solo el 5 % de los residuos generados terminen en vertederos y el 75 % de los residuos sean reciclados.

La Ley 22/11, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados contempla como operaciones de gestión de los residuos “la prevención (reducción), la preparación para la reutilización; el reciclado; la valorización, incluida la energética y la eliminación”

Desde Imagina se entiende que el programa se debe desarrollar bajo una doble perspectiva: “estratégica a largo plazo; y operativa a corto y medio plazo”. Por ello deberá marcar un objetivo final que no puede ser otro que el vertido cero en el 2030 (el objetivo del 5 % en la práctica lo es, dado que ningún vertedero o depósito de rechazos, del tipo del de Abajas, se puede mantener con el 5 % de los residuos producidos) y objetivos intermedios con plazos para alcanzarlos. Por ello será necesario articular “un proceso de participación implicando a las organizaciones ambientalistas y al conjunto de la sociedad”.

Evitar la incineración

Uno de los principales problema es la incineración de residuos, que se esconde en la Ley con la denominación “otro tipo de valorización, incluida la valorización energética”. En ese sentido, es importante que la Diputación Provincial de Burgos asegure que cualquier tipo de normativa o plan aprobado para los municipios “descarte la incineración”.

En todo caso, y con la aspiración de cumplir los objetivos no sólo para 2030 sino también otros intermedios y que venga a frenar el vertido de residuos, “se ha de facilitar el reciclaje, la reutilización y la reducción, que permita cumplir con las directivas y normativas en esta materia y poner fin al despilfarro, con sus costes ambientales y sociales. Descartando expresamente la incineración o al menos no apoyándose en la normativa que la permite”.

Moción completa.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *