Reclamamos que el CSN aplace su decisión sobre Garoña hasta la formación del nuevo Gobierno.

Apostamos por el desmantelamiento de la central del Valle de Tobalina y exigimos un plan de reindustrialización de la comarca de Las Merindades y Miranda.

garoña

Reclamamos que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aplace la decisión sobre la continuidad o cierre de la central de Garoña hasta la formación de un nuevo Gobierno en España.  Según los datos que EQUO ha trasladado a la candidatura ciudadana, el ente nuclear  pretende, “con secretismo”, poner en marcha el proceso para la reapertura de la central nuclear de Garoña.

Según el orden del día del pleno del CSN, que se reunió ayer miércoles,  se planteaban siete puntos sobre la planta nuclear de Santa María de Garoña que contemplaban “la reapertura del proceso para su nueva puesta en marcha”. El CSN no ha hecho público en la web el orden del día de este pleno, pero EQUO ha tenido acceso a este documento que demuestra “las intenciones de dar luz verde a los informes relacionados”.

Consideramos inaceptable que un Gobierno en funciones active este proceso, sin esperar a la formación de un nuevo ejecutivo que  tendría que actuar con un contrato aprobado previamente. Recordamos que el PP tiene la mayoría de consejeros en el CSN tras hacerse con el control del ente el pasado verano, “de forma irregular e ignorando la decisión del Congreso de los Diputados”. El Gobierno, ahora en funciones, utilizó “su mayoría absoluta” para aprobar unilateralmente su designación, lo que deja de relieve la decisión política de este organismo.

En el Parlamento existe una mayoría de partidos que apuesta por el cierre de la nuclear, como demostraron en la pasada legislatura el compromiso que impulsaron en el Congreso y que firmaron Compromís, PSOE, Izquierda Plural, ERC, Coalición Canaria, PNV, Amaiur, BNG y Geroa Bai.

Regeneración de la zona

Garoña estuvo en funcionamiento desde 1970 hasta el 2012, y con esta prorroga se alargaría hasta 2031; y sumaria más de 60 años de funcionamiento para una planta nuclear ya amortizada y poco segura.

Recordamos la necesidad de reindustrializar la comarca de Las Merindades y Miranda dado que una parte importante del empleo directo e indirecto que genera la central nuclear reside en esta zona de la provincia de Burgos. Por eso exigimos que el nuevo Gobierno “retome” el plan de recuperación económica y laboral de toda la comarca para conseguir “fijar la población y que no se pierda el potencial industrial y demográfico” de la zona de influencia de la central.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *