Sobre la exención del 95% de los impuestos municipales a la empresa Campofrío durante 15 años.

Imagina considera que las instituciones no deben beneficiar a una minoría frente a la mayoría, ni a unas empresas frente a otras / Haremos un seguimiento exhaustivo sobre el compromiso que ha adquirido Campofrío de mantener todos los puestos de trabajo en la nueva fábrica.

Eran razonables las bonificaciones concedidas para la reconstrucción de la fábrica, pero con ella en marcha no se justifica una exención de impuestos tan desproporcionada en cuantía y tiempo.

 Intervención de Blanca G. Ochaíta en el Pleno Extraordinario de hoy

El 16 de noviembre de 2014, la ciudad de Burgos contuvo la respiración. No solamente por las 891 personas que trabajaban de forma directa en la fábrica de la Bureba de Campofrío, sino también por los empleos indirectos que generaba, y por la cantidad de familias que se verían afectadas por el incendio y la consecuente paralización de la actividad de esta fábrica. Fue un duro golpe al día a día de muchas personas y familias que de la noche a la mañana se veían privadas de lo que constituía su sustento económico y se enfrentaban a un futuro cuanto menos incierto en tanto que la amenaza de la deslocalización sobrevolaba amenazante.

El deber del ayuntamiento en ese momento, como defensor de los intereses de todas las burgalesas y burgaleses, era hacer lo posible por ayudar, agilizar y colaborar en restituir la normalidad en la ciudad y velar porque todos esos puestos de trabajo se recuperasen lo antes posible. Hoy, dos años después, la ciudad parece que ya ha soltado el aire. La primera fase de reconstrucción de la fábrica de la Bureba ha terminado ya y lo hará también en los próximos meses la segunda, y sobre todo y lo más importante, existe el compromiso de mantener la gran mayoría de puestos de trabajo que tenía antes del incendio. Hoy, con la nueva fábrica prácticamente en marcha, podemos decir que este Ayuntamiento ha estado a la altura de las circunstancias. Esta institución ha colaborado para que la reconstrucción de la factoría fuese lo más rápida posible, incluso ha facilitado a Campofrío la recuperación de la normalidad. Una vez rehabilitada la fábrica, y estando a punto de reiniciar su actividad, es preciso que vuelva también a contribuir con el desarrollo económico de la ciudad y el sostenimiento de los servicios sociales aportando los impuestos que la ley estipula. Es perfectamente lógico facilitar a la empresa afectada la recuperación tras un suceso como este, de ahí que nos parezca lógica e incluso adecuada, la bonificación que se aplicó sobre el Impuesto de Construcciones para la reconstrucción de la nueva planta de Campofrío.

Ahora bien. Una cosa es agilizar, ayudar y colaborar en restituir la normalidad de la fábrica de la Bureba y otra muy distinta es favorecer desde las instituciones a una empresa en detrimento de todas las demás. Eso es lo que hoy se discutía en el Pleno. El debate de hoy poco tiene que ver con la promesa de colaborar en la reconstrucción de la fábrica tras el incendio. Qué justificación tiene si no, con la nueva fábrica ya en marcha, que Campofrío no pague el 95% de los impuestos generados por su actividad económica durante 15 años y el 95% también del IBI durante otros diez, impuestos, que sí pagan el resto de empresas de la ciudad incluso cuando se enfrentan a todo tipo de dificultades. Esto no tiene nada que ver con la restitución de la normalidad en la fábrica, ni con el mantenimiento de los puestos de trabajo, ya sean directos e indirectos, ni tampoco con la generación de nuevos empleos, creemos que es un agravio comparativo injustificable para con el resto de empresas, vecinas y vecinos de la ciudad, que siguiendo la línea y actuación general del Partido Popular, beneficia a una gran empresa en detrimento de profesionales, autónomos y PYMES. Y la primera promesa o compromiso del ayuntamiento debe ser tratar de igual manera a cada una de las burgalesas, burgalesas y empresas de nuestra ciudad, facturen estas lo que facturen.

Además, creemos que es bueno recordar que, lógicamente, los seguros han facilitado la recuperación. Por tanto, las ayudas procedentes de las instituciones públicas, no solamente de este Ayuntamiento, sino de todas las instituciones públicas, deben ponderarse teniendo en cuenta la capacidad del afectado de sobreponerse al desastre. ¿O es que no ha sido para el PP un desastre la crisis económica que vivimos hace ya 6 años durante los cuales hemos visto cerrar muchas pequeñas y medianas empresas y quebrarse familias enteras sin que nadie las rescatara?

Las medidas excepcionales y bonificaciones para las empresas de la ciudad deben ser proporcionales, y ésta en ningún caso lo es. Estas bonificaciones, tal cual se plantean, no podemos calificarlas de otra manera que de desproporcionadas e inadecuadas, tanto por cuantía como por extensión temporal. Hay que recordar que el dinero que el Ayuntamiento dejará de recaudar con éstas bonificaciones es un dinero que habrá que recuperar gravando a otras empresas, a los ciudadanos o a costa de perjudicar los servicios municipales. En otras palabras, no supondrá una mejora en las condiciones de trabajo de los empleados de la nueva fábrica, pero sí un menoscabo para el resto de empresas, trabajadores, vecinas y vecinos de la ciudad. En éstos términos en los que se presenta para su aprobación, no acabamos de encontrar el especial interés o utilidad municipal de la bonificación, sino todo lo contrario.

Nos alegramos de las previsiones que maneja Campofrío de prácticamente duplicar la producción en comparación con la antigua fábrica y por lo tanto esperamos que esto suponga la creación de nuevos puestos de trabajo estables y de calidad a mayores de los que ya hay, asegurando nuevas inversiones de Campofrío en la ciudad y corroborando por tanto su compromiso con Burgos. Además, el esfuerzo de la empresa y del ayuntamiento debería ser también el conseguir que el empleo indirecto que genera Campofrío sea también bajo condiciones dignas, sin temporalidad ni precariedad, estable y de calidad. En eso debería estar el verdadero interés municipal.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *