Solicitamos la paralización de la licitación de la obra de Plaza Mayor por aplicar criterios discrecionales

La calificación de la obra como “restauración de bienes inmuebles y artísticos” supone una criba considerable y finalmente sólo han concurrido tres mercantiles: Baluarte, Dragados y Construcciones Ortega

La candidatura ciudadana va a solicitar la paralización del proceso de licitación de la obra de la Plaza mayor porque “no cumple con las garantías de transparencia, publicidad o libre concurrencia”, básicos en los procedimientos de las administraciones públicas, ha denunciado en portavoz de Imagina Burgos, Raúl Salinero. Imagina está de acuerdo con el recurso de reposición planteado por la Cámara de Constructores y plantea que “hay cosas que no están bien hechas” porque sólo se han presentado tres  empresas a una obra de mucha cuantía económica que alcanza los 2,8 millones de euros.

La razón por la cual entiende Salinero que no se han hecho bien las cosas la encuentra en la calificación de la obra, razón por la que ha sido impugnada por Cámara de Contratistas de  Castilla y León. La Cámara plantea que existe un elemento que impide presentarse, la clasificación como “restauración de bienes inmuebles y artísticos”, asunto que supone una criba considerable.

Criterios

Los técnicos municipales han contestado al recurso asegurando que el entorno era protegido, zona de amortiguamiento del Patrimonio de la Humanidad, pero Salinero se pregunta ¿qué hay que restaurar en plaza Mayor? En las consideraciones previas, los técnicos “no justifican la clasificación, sólo lo hacen cuando contestan al recurso de la Cámara”. Una respuesta que da “el mismo técnico que elabora el pliego por lo tanto ese funcionario no dirá nunca que lo que hizo al principio está mal”.

Salinero ha apuntado que hay otra obra, la del paseo de la Audiencia, “que no tenía esa clasificación” y sin embargo también está en ese entorno “protegido”.

Ofertas

Las mercantiles que se han presentado son Baluarte;  Dragados y Construcciones Ortega; esta última, según los cálculos realizados por IB resulta adjudicataria de más de 50% de los concursos del Ayuntamiento cuando la media suele ser que una empresa gane uno de cada diez.

Raúl Salinero ha explicado que en el pliego pese a que en adjudicación tiene más peso la oferta económica (el 70%) son al final los criterios subjetivos los que acaban por decantar la balanza.

El portavoz de Imagina ha explicado que la obra se planteó en un principio con un coste de 3,5 millones y se dividió en tres bloques. El primero fue el de la plaza de Santo Domingo. Tuvo una oferta de medio millón de euros y ahora llega el segundo bloque, el de Plaza Mayor, por 2.795.000 euros. Le llama la atención a Raúl Salinero que siendo un de las ofertas más interesantes por volumen económico sólo se presenten tres mercantiles.

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *