Un estudio del historiador Jesús Ojeda acredita que el cubo del cenador de calle Trinidad es público

Desde hace 21 meses, el particular propietario del 8 de Alonso Martínez levantó un cenador en un terreno que, por los estudios realizados, no es de su propiedad

Imagina Burgos ha presentado un escrito al Ayuntamiento en el que plantea la retirada del cenador porque este espacio “no le corresponde a quien se cree su titular”, que se le notifique esta circunstancia y que se revise la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que afecta a estas parcelas “para determinar las propiedades afectadas”. Así lo ha anunciado la edil Eva de Ara quien ha recordado que el Consistorio debe hacer que se cumplan dos proposiciones de Pleno en las que se reclamaba la “protección y puesta en valor de la muralla”.

Y es que la investigación del historiador Jesús Ojeda deja muy claro que el propietario del inmueble adosado a la muralla donde instaló el cenador lo es de 5,2 metros. Y que el lugar en el que está instalado este cenador es “en el cubo”, un espacio que excede de esa distancia.

Ojeda ha llevado a cabo esta investigación durante meses  y ha consultado “más de treinta” expedientes de diferentes archivos.

Afirma que, sobre ese tramo de muralla “no se tiene documentación veraz de haber sido vendida, ni por el Ayuntamiento ni por el Estado”. Sí una parte enajenada y que adquirió en subasta Bruno Carranza en 1850 “y que en ningún caso llegaba hasta el cubo donde ahora se ubica la instalación del cenador”, asegura Ojeda.

Tramos vendidos

En una relación de los trozos de muralla aún no vendidas por el Ramo de Guerra del año 1863 y encontrada en el Archivo General Militar de Segovia, se especifica que “la longitud del tramo es de 39,5 metros y el cubo, 5 metros de altura y 2,33 de espesor…”; de ello se deduce que el tramo propiedad de Carranza era de 5,244 metros y que el resto “o es del Estado o del Ayuntamiento”, en todo caso es público.

A mediados del siglo XIX, por  la ley de desamortización de Madoz, los restos de muralla pasan a ser suprimidos del uso militar y vendidos por Hacienda. Ojeda ha seguido el rastro de todas las ventas posteriores que se conservan en el Archivo Histórico Provincial, “y el caso que nos ocupa es uno de los tramos que no se vendieron”.

Tras los estudio realizados, Ojeda concluye que los  actuales propietarios “sí tienen propiedad en la muralla, pero sólo los primeros 5,244 metros que arrancan desde su casa; en ningún caso su propiedad llega hasta el cubo donde ahora se ubica el cenador, que nunca se vendió y será o del Estado o del Ayuntamiento si nos lo han cedido”, ha asegurado.

Plan General

Por otro lado, el PGOU de Burgos, describe la muralla en este tramo “fuera de la línea de ordenación”, lo cual implica que se tiene que “ceder a la ciudad el bien y urbanizado”. Por ello entiende que el Ayuntamiento “debe exigirlo”, sea pública o privada la propiedad. Y ha apostillado que los supuestos propietarios “debían haber alegado en contra al aprobarse el Plan General y no lo hicieron”.


Para consultar más información:

http://papiojeda.blogspot.com.es/2016/09/la-muralla-del-cenador_1.html

http://papiojeda.blogspot.com.es/2017/03/

http://papiojeda.blogspot.com.es/2017/01/

FacebooktwitterFacebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *